oriol_junqueras_a_thumb_1024

Cada vez hay más personas que duermen en la calle en Barcelona, los cajeros para dormir registran su máxima ocupación. Por eso muchos se las han ingeniado para hacerse un habitáculo con mantas y cartón en cualquier esquina, que cada vez son más habituales. Pensemos también en la precariedad de la Sanidad catalana que da un servicio en muchos casos tercermundista y está costando ya varias muertes. Y ante este panorama, la Generalitat gastando, como si no hubiese mañana, para mejorar sus instalaciones con mobiliario de lujo.

La Intervención General de la Generalitat, el órgano encargado de fiscalizar las cuentas del Gobierno catalán y las empresas públicas dependientes, estrena dependencias. Están situadas en la calle Fontanella, en el centro neurálgico de Barcelona, y contarán con un mobiliario que alcanza los 200.000 euros. El lote incluye sillas, mesas, archivadores…

Pero lo que más llama la atención es el “mobiliario de dirección”, que a juzgar por sus precios de mercado, no cabe duda de que son de alto standing: una mesa de dirección valorada en 704 euros, una mesa de reuniones que cuesta 500 euros y una silla que asciende a 777 euros.

El departamento de Economía, cuyo titular es el republicano Oriol Junqueras, sacó a concurso la contratación del suministro e instalación de mobiliario de oficina por un coste inicial de 439.876,97 euros que, ha quedado rebajado a 192.327,99 euros. Habrá que darles una medalla al mérito del ahorro. Al frente de La Intervención General de la Generalitat se encuentra Rosa Vidal, que cobra 84.919,56 al año en su condición de alta funcionaria, cifra levemente superior al de un director general de la Generalitat.