apu1.jpg

La Casa de las Punxes es, sin duda, uno de los edificios más singulares de la capital catalana, aunque no es tan conocido como los edificios de Gaudí que se llevan la palma en popularidad internacional. En cualquier caso es uno de los referentes en el modernismo catalán.

En esta breve reseña les ofrecemos, a modo de pincelada, algunas nociones muy básicas sobre la misma. Al que quiera profundizar más y a todas las personas interesadas les animamos a visitarla, algo que se puede hacer desde el verano de 2016 tras un largo período de restauración. Durante más de 100 años estuvo cerrada al público.

apu3Situada entre las calles de Rosselló, Bruc y la avenida Diagonal, en el Eixample de Barcelona fue obra del arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch. En 1905, Bartomeu Terradas, reconocido industrial textil, encargó a Puig i Cadafalch el proyecto de una casa majestuosa para sus tres hermanas, Àngela, Josefa y Rosa.

El arquitecto diseñó una interesante construcción inspirado en los edificios medievales, en el que consigue unificar a la perfección los tres edificios de pisos que, aparentemente, parecen una sola casa, un solo bloque constructivo.

La casa debía construirse en un solar triangular, lo que no impidió a Puig i Cadafalch respetar los chaflanes de las calles diseñados por el mismo Cerdà. Aun así, no dudó en romper con las normas establecidas por el clasicismo imperante en ese momento y diseñó un gran edificio inspirado en el castillo de Neuschwanstein, en Baviera (Alemania), con seis esquinas, que coinciden con las intersecciones de las tres calles, y con la fachada principal de la casa en la esquina de la calle de Rosselló con la avenida Diagonal.

apu4.jpgUna de las características de este edificio son sus seis torres, coronadas por sendas agujas de forma cónica, lo que le dio el nombre popular de casa de les Punxes. Para la construcción de la fachada se utilizó el ladrillo. En ella pueden verse algunos plafones decorativos; uno de ellos, en el que aparece Sant Jordi, tiene escrita la siguiente leyenda: Sant Patró de Catalunya, torneu-nos la llibertat. La decoración en piedra con dibujos florales de tribunas y balcones es plenamente modernista. El tejado es a doble vertiente.

Este espectacular edificio es uno de los más singulares de Barcelona, a la vez que es clave para entender el movimiento del modernismo catalán. En 1975 fue declarado monumento histórico nacional.

apu5.jpg