primo2

El Consejo de Ministros acordó el viernes la interposición de recurso de inconstitucionalidad contra la disposición adicional 40 y determinadas partidas presupuestarias de la Ley del Parlamento de Cataluña 4/2017, de 28 de marzo 2017, de Presupuestos de la Generalidad de Cataluña para el 2017, que hacen referencia a una convocatoria del referéndum ilegal.

Enésimo desafío separatista al Estado, esta vez de una gravedad extrema, dado que se producen tres delitos: referéndum ilegal, declaración de independencia y régimen político nuevo. Esto último a imagen y semejanza a lo ocurrido en 1.931.

Miren ustedes por donde, la solución elegida es…es…es…después de mucho pensar,…es… ¡claro! ¿Cómo no se me había ocurrido? Un recurso al Tribunal Constitucional. Vaya por dónde, justo el Tribunal cuyas sentencias son respetadas una y otra vez por los separatistas…

 

Después de este teatrillo, vamos a ponernos serios con el tema. Cuando una y otra vez se producen rebeliones con las sentencias y los separatistas detectan que enfrente no hay enemigo, “ancha es Castilla” para hacer lo que a uno le venga en gana.

 

Es hora de tomar decisiones buenas a favor de España, que entendemos proporcionadas y suficientes al desafío planteado. Es hora ya de sacar las telarañas al artículo 155. Si no llega a ser suficiente, que creemos que si, el artículo 8, faculta al Estado, mediante el Ejército, mantener el control y la integridad del territorio. No creemos que se llegue al segundo supuesto, dada la audacia, manifiestamente mejorable, demostrada por el Gobierno de la Nación.