Ramón_Llàtzer_de_Dou_de_Bassols

El Dr. Dou

 

En las Cortes de Cádiz se definió por primera vez la “nación” española en un sentido moderno y, si se nos permite, afrancesado. Argumentar que la nación española surge en Cádiz, como algunos pretenden, es absurdo y, además, lleva a darles armas a los nacionalistas. Pues éstos se arrogan pertenecer a una nación con mil años de historia. Evidentemente el término “nación” moderno, que asume que cada nación debe configurarse en un Estado, no es equiparable al viejo término medieval de nación.

Un argumento contra los nacionalistas catalanes es la numerosa presencia de catalanes en las Cortes de Cádiz, en esas Cortes donde se definió a España como una nación. Incluso uno de ellos, Ramón Lázaro Dou y Bassols, rector de la Universidad de Cervera, presidió las Cortes. De algunos de ellos no se sabe que intervinieran, y algún autor ha propuesto que fue por su incapacidad de manejarse bien con el castellano. De los que intervinieron lo hicieron desde un profundo sentido patriótico español y monárquico tradicional, hasta los más moderado-liberales.

No deja de ser paradójico que las Cortes donde por primera vez se define a España como nación, el presidente fuera un catalán, Ramón Lázaro Dou y Bassols, más conocido como el doctor Dou. Siempre que se refería a España lo hacía como la Gran nación. Este término, por cierto, ha vuelto a ser utilizado en nuestros días para conciliar el españolismo y el catalanismo. Algunos socialistas actuales han hablado de España como una Gran Nación, donde caben pequeñas nacionalidades. Puestos a rizar el rizo, el lenguaje da mucho de sí. Sin embargo en el caso de Dou, el lenguaje no era equívoco y consideraba a España simplemente eso: una “Gran nación”.

El 24 de septiembre de 1810, al inaugurarse las Cortes de Cádiz, diecisiete diputados catalanes juraron su cargo: Fèlix Amat, Joan Valle, Francesc Papiol, Francesc Morrós, Félix Aytés, Ramón Utgés, Salvador Vinyals, Jaume Creus, Ramón de Lladós, Ramón de Sans, Plàcid Montoliu, Josep Vega, Josep de Castellarnau, Francesc Calvet, Ramón de Dou y Antoni Capmany. Más tarde se sumaron: Felip Aner d´Esteve, Ferran Navarro, Josep Espiga, Joan Serres i Joan de Suelves, posteriormente se les sumarían cuatro más. Por tanto, podemos decir que Cataluña estuvo presente en esas Cortes hoy tan odiadas por los catalanistas. Cierto es que algunos diputados como Muñoz Torrero o Argüelles propusieron dividir Cataluña en dos, a lo que se opusieron tenazmente los diputados catalanes, especialmente Antoni Capmany. Otro Diputado, Felip Aner, lanzó una defensa de la unidad de los catalanes: “Nadie es capaz de hacer que los catalanes se olviden que son catalanes”. Esta defensa ha sido utilizada por algunos para afirmar que ya existía un pre-nacionalismo catalán en las Cortes de Cádiz, pero ciertamente no fue así. Los diputados catalanes fueran los primeros defensores del ideal de Hispanidad.