ench

 

Según informa el diario el Mundo el nuevo código ético del Ayuntamiento de Barcelona prohibirá la contratación de familiares y obligará a revertir los fichajes de este tipo que ya se hayan realizado durante el presente mandato. Estas restricciones se incorporaron ayer al texto, que todavía deberá afrontar su votación definitiva, gracias a varias enmiendas presentadas in extremis por el PP que fueron rechazadas por el gobierno municipal, pero contaron con el suficiente apoyo para salir adelante.

El veto a la contratación de familiares impulsado por los populares fue respaldado por el Grup Municipal Demòcrata -la antigua CiU-, Ciutadans y ERC. Unidas, estas dispares cuatro fuerzas sumaron 23 ediles, cuando la mayoría en el Consistorio está situada en los 21, con lo que la enmienda del PP tuvo que ser incorporada forzosamente al borrador del código ético propuesto por el ejecutivo de Ada Colau.

De este modo, el nuevo código ético del Consistorio especifica que «no se podrá contratar personal directivo ni eventual, ni con empresas, cooperativas y entidades, entre otras, con las que haya un conflicto de intereses familiares, incluyendo los del cónyuge o persona con quien conviva en análoga relación de afectividad, los familiares de cuarto grado de consanguineidad o segundo grado de afinidad».

 

ench2.png