Manifestacion-Asamblea-Nacional-Cataluna-Diada_ECDIMA20140615_0004_34

 

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) ya sabe lo que hay que hacer en caso de que se no pueda celebrar el referéndum o que no sea vinculante. Un documento de trece páginas contiene las líneas maestras de la nueva “hoja de ruta” del golpe de Estado, las órdenes a seguir para proclamar la República catalana. El quid de la cuestión es la movilización ciudadana. Sobre la toma de las calles se cimenta la fase tal vez final, quizá definitiva, de la anhelada independencia.

El singular documento, al que ha tenido acceso el diario La Vanguardia, se ha difundido entre los socios de la organización para su análisis, dado que será objeto de debate, enmiendas y aprobación en una reunión general el próximo 29 de abril. Entre las novedades, que el Parlamento catalán podrá proclamar la república sin pasar por las urnas. Depende de si el Estado impide el referéndum o se atiene a la nueva legalidad catalana y deja hacer. “En función de los escenarios planteados, la proclamación efectiva de la independencia mediante el establecimiento de la República catalana puede ser consecuencia de una mayoría a favor del “Sí” al referéndum o bien (proclamarse) de forma directa desde (sic) el Parlamento de Cataluña por el impedimento coercitivo de hacer (sic) el referéndum y/o por la supresión de alguna de las instituciones de gobierno catalanas, y en ejercicio del derecho de autodeterminación”. Osea, lo del Seis de Octubre de 1934.

Indudablemente, como nuestros inteligentes lectores apreciarán, ¿cabe mayor declaración de que se va a cometer un golpe de estado en toda regla?

Los separatistas, llevan efectuando estas prácticas desde hace, por lo menos, diez años, ante la pasividad, por no decir una falta de audacia flagrante por parte de los respectivos gobiernos turnantes. ¿Recuerdan? De Sagasta a Cánovas…pero la Nación, cada vez menos guardada.

La “via” hacia la independencia, pasa por la proclamación de la república sin pasar por las urnas, basado en un hipotético SI en un referendum legal (caso que el gobierno español, prevarique), o bien “hacer un Companys”, es decir, proclamar directamente el estado catalán, con las consecuencias que trajo para “el bueno” de Luís, en el único hecho positivo que dejó la nefasta república, como fué su detención por parte del General Batet y su posterior encarcelamiento.

Sería conveniente que el actual Estado, tomase nota de tales medidas y las aplicase lo antes posible.