Millones de catalanes están sometidos diariamente este tipo de discursos, durante años y sin parar. Con tres minutos uno acaba fundido, imagínese durante tantos años.