pere-valles-guarro-345x210

Pere Vallès Fontanals es fundador, dueño y presidente ejecutivo de Scytl, una empresa dedicada al voto electrónico encargada por la Generalitat de que los catalanes nacionalistas que no viven en Cataluña puedan votar en el butifarrèndum que nos preparan. Vallès es uno de los 38 miembros del Consejo Consultivo de Diplocat, el xiringuito pagat per tots els pepets i maries dedicat a vendre el separatisme arreu del món. El chiringuito profesa que “nuestros ciudadanos y ciudadanas ven imposible acomodar a Cataluña dentro del seno del Estado español”ha explicado cómo dar un golpe de Estado, pone altavoces a amiguetes terroristas, le pagamos viajecitos por todo el mundo, ha recibido zascas de la Corte Suprema Uruguaya, de analistas estonios y de cualquiera que vaya a sus desérticos actos. Su actividad principal es agasajar (¿o es comprar?) a los cónsules, profesores y periodistas extranjeros con regalitos para que divulguen la matraca nacionalista; entre otros el corresponsal en Madrid del New York Times. La cosa es tan patética que hasta una escritora noruega tuvo “la sensación de ser capturada por el independentismo catalán”.

Ya es curioso que un millonario como Vallès se dedique a difundir por el mundo que espanyansroba i ensvolenaixafar. Pero sorprende más todavía que el Gobierno español otorgue contratos a la empresa de un señor que se levanta cada día pensando cómo romper España. Por ejemplo, una subvención de 230.438,98€ y un préstamo de 921.755,92€ para el proyecto “Empowering democracy”. O una subvención de 368.394,78€ para el proyecto SMARTballot. Y no sólo eso: el Gobierno de la nación otorgó a Scytl parte del recuento de las elecciones generales de diciembre de 2015 por valor de 12€ millones.

¿Qué hace el Ministerio de Industria regalando 598.834€ a una empresa que promueve la ruptura de España, y trabaja para facilitar el butifarrèndum en el extranjero? ¿Qué hace un ministerio español prestando 921.756€ a un empresario separatista? ¿Qué hace financiándola y dándole negocio? Hoy para la asignación de contratos y subvenciones hay cláusulas que establecen porcentajes de hombres y mujeres, de homosexuales y de lo que sea; ¿no hay una cláusula que establezca que no se otorgarán contratos ni subvenciones a quienes trabajen por la ruptura de la convivencia?

Eso sí: para que los catalanes libres de nacionalismo puedan defenderse no hay dinero. Quina vergonya, señores del Gobierno.

Dolça, familiar i abandonada Catalunya…

https://www.dolcacatalunya.com/2017/03/scytl-separatista-valles/