amo2

Los radicales antisistema, espoleados por la visita de Otegui, se van quitando la careta pacifista y empiezan a mostrar su verdadera cara, la capucha del terror. Todo vale para conseguir sus fines, no tienen ningún tipo de escrúpulos. Van a saco.

Quieren cargarse al director general de los Mossos d’Esquadra D. Albert Batlle por decir que no dudaría en obedecer al juez y cursar la detención de políticos ‘rebeldes’ al Estado según afirma un miembro de la CUP a El Confidencial.

La semana pasada, Batlle afirmó que, en caso de que un juez ordenase la detención de la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell no dudaría en obedecer al juez. La CUP puso el grito en el cielo: “Hemos hablado con ERC y con algunos círculos de Convergència y son del mismo parecer. Sin embargo, seguirá en su puesto, “porque el Gobierno no quiere destituirlo, ya que sería como vender a la opinión pública que claudica ante la CUP”. Los cuperos aprovechan, este pulso, “para contentar a la militancia, que les pide más dureza”….esto es, más violencia.

¿La CUP se piensa que los Mossos son androides a los que se les puede obligar a saltarse la Ley y enfrentarse a las Fuerzas de Seguridad del Estado con sólo pedírselo?

blog-247