ana-pastor-y-artur-mas-durante-la-entrevista

 

Nunca las huestes convergentes estuvieron tan debilitadas. Hacen aguas en dos frentes: sus buques insignia juzgados por desobediencia y con la espada de Damocles de la inhabilitación, que pende de un hilo cada vez más débil. Por otro lado todas las inmundicias de la corrupción van saliendo a flote, enturbiando tanto la superficie que apenas se ve que hay un partido debajo.

Bajo este desolador panorama el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, acudió como invitado a ‘El Objetivo’ presentado por Ana Pastor para hablar sobre las comisiones del 3% en el partido CDC, y de la actualidad catalana.

Mas negó taxativamente la corrupción: “Mi respuesta es que no ha habido comisiones ilegales, lo puedo decir más alto pero no más claro. No hay financiación irregular. No hay caso del 3%. Hay donaciones que son transparentes y legales” (lo que no dice es que después de estas supuestas donaciones legales, curiosamente había adjudicaciones de obra pública a las empresas donantes). El caso Palau nunca existió para Artur Mas.

Añadió el expresident que no hay base jurídica” para condenar a Homs ni a ninguno de los encausados por la votación del 9-N y ha señalado que la democracia española tiene “grietas y moho”. 

Brillantes conclusiones:

  1. No hay base jurídica para juzgar al que desobedece la ley.
  2. La democracia española tiene grietas, (precisamente por las que se intentan colar ellos a modo de lagartijas escurridizas).
  3. Lo de moho, caspa etc…es muy original, creo que es la primera vez que lo oigo.

blog-233