RESEÑA LIBRO “HIJO DE LA NACION”. VOL1 DE LAS MEMORIAS DE JEAN MARIE LE PEN


Unknown
Jean Marie Le Pen ha sido y es uno de los políticos más famosos de Francia y de Europa. Denostado por el Sistema y en teoría por la mayoría de la “opinión” políticamente correcta, es secretamente admirado, en realidad, por millones de personas, en Francia y en toda Europa.

Nacido en Bretaña, perdió a su padre siendo adolescente e ingresó en el ejército. Fue paracaidista condecorado en las guerras de Indochina y Argelia. Precisamente entró en política fundando un partido para defender a los franceses de Argelia, denostados y acusados de “fascistas” en la propia Francia, después de esta guerra. Este partido, unido posteriormente a otros grupos de diversas tendencias, sería la base del futuro Frente Nacional,(FN).

En este primer volumen de sus memorias, editadas en español por Homo Legens, Le Pen rememora su vida y su trayectoria política desde el final de la II Guerra Mundial hasta principios de los 60, al acabar la guerra de Argelia. En un estilo directo y sencillo, alejado del amaneramiento formal y artificial de lo que suelen ser las memorias de los políticos, escritas por sus asesores, Le Pen explica su vida y sobretodo sus ideas, que le llevaron a ganar el apoyo de millones de personas, hartas de las mentiras y la hipocresía de los políticos del Sistema, y sus medios de comunicación.
Uno de los momentos mas interesantes es cuando Le Pen explica su rechazo a la política y la trayectoria del general Charles de Gaulle (a quien conoció personalmente), considerado la principal figura militar y política de la Francia del siglo XX. Aún mostrando su respeto por él, como figura histórica, Le Pen le reprocha el haber dividido profundamente a los franceses primero con su mezquina e implacable persecución de la memoria del mariscal Petain, y con la brutal represión contra sus partidarios,  en alianza con los comunistas, aún admitiendo Le Pen los errores de Petain.
Y más aún le reprocha el catastrófico final de la guerra de Argelia, 20 años más tarde, a principios de los 60, dejando abandonados a 2 millones de franceses europeos que tuvieron que volver a Francia perdiéndolo todo. Traicionando a todos los que le habían apoyado, De Gaulle entregó Argelia al FLN, el grupo terrorista y guerrillero árabe que había liderado la guerra de independencia contra Francia entre 1956 y 1962. Decenas de miles de árabes profranceses fueron asesinados por el FLN ante la pasividad del presidente francés. Y peor aún miles de franceses europeos residentes en Argelia, los llamados ” pied noirs” fueron también asesinados en los últimos momentos ante la pasividad de De Gaulle. Cientos de mujeres francesas europeas acabaron en los burdeles del FLN.
De Gaulle rechazó la partición de Argelia, auspiciada por la ONU, en su prisa por abandonar África. Una partición que hubiera permitido conservar una parte de la Argelia francesa. Le Pen admite que dejar Argelia era inevitable pero no de la forma en que se hizo. El gran argumento de De Gaulle fue que así se evitaba que en el futuro en la propia Francia hubiera más árabes que franceses. Pero, como señala Le Pen, la gran ironía es que ese escenario se va a dar, incluso habiendo abandonado Argelia.  Y es que ceder ante el Islam nunca trae consecuencias positivas.
Además Le Pen revela numerosas historias interesantes sobre lo absurdo de la dictadura de lo políticamente correcto en la Francia actual. En definitiva un libro muy interesante de este “hijo de la nación” y no de las élites.


Categorías:BIBLIOTECA Y CITAS

1 respuesta

  1. No veo de que nos vale este frances, salvo entender las bases de la Francia masónica a la que nos sometió Felipe González a cambio de nada.

    Este país nunca será libre mientras este sometido a potencias extranjeras.

    Desde 1808 con la invasión francesa y la madonetua, los Borbones, los socialistas y los de Felipe González estamos sometidos a este país como si fuésemos una colonia conquistada.

    Con el añadido que la decadente Francia no es un ejemplo para nadie en nada.
    Desde el siglo XIX va a rastras de los países modernos, prósperos y que funcionan de verdad.

    Si no fuera por su orgullo nacionalista suprema cista y racista (como la rana de la fábula que para competir con un buey se hinchan de aire)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: