NO SON CIFRAS, SON PERSONAS: “Se jubilaba en meses pero decidió ayudar en Urgencias”


am

Antonio del Villar se jubilaba en dos meses “quiso cumplir con su deber” siguió conduciendo ambulancias para ayudar. A algunos de los jóvenes liberados sindicales, que no han incorporado al trabajo, se les debería caer la cara de vergüenza.

Era el coordinador del equipo de ambulancias de la empresa Santa Sofía en el Gregorio Marañón, donde trabajaba desde hacía más de dos décadas. Estuvo al pie del cañón desde que la pandemia hizo su aparición y se contagió en el peor momento, cuando España llegaba al pico.

Pese a la insistencia de sus tres hijas, Antonio siguió trasladando a los pacientes que más lo necesitaban de un lado a otro de Madrid. Ahora, su nombre engrosa la larga lista de sanitarios que no pudo librarse de la Covid, un colectivo para el que la curva sigue al alza, con 35.295 positivos a fecha de este viernes 24 de abril, y cerca de un millar de nuevos infectados cada 24 horas.

5ea347722dbb3

Antonio del Villar

2 pensamientos en “NO SON CIFRAS, SON PERSONAS: “Se jubilaba en meses pero decidió ayudar en Urgencias”

  1. Yo no digo que no haya sindicalistas con vocación, peeeeeeeeeero el 95% de los que he conocido a lo largo de mi vida laboral han sido unos jetas, vividores, y aprovechados. Estar nosotros hasta arriba de trabajo y viene la señorita sindicalista y le dice a la jefa… apúntame estas 3 horas que he llegado tarde que he estado en la sede… Después la oigo en la sala de descanso hablar con la otra sindicalista… joder tía que fiestón anoche, me puse hasta el culo y esta mañana no me podía levantar.
    Yo la gente esta que va de defensora de los oprimidos y salvadora… cuanto más lejos mejor.
    Este señor se merece un monumento, menos mal que aún quedan héroes como él.

    Me gusta

  2. Para los que somos creyentes, como es mi caso, esta persona tiene un lugar de honor en la Vida Eterna… y para aquellos que están siendo deliberadamente negligentes con tantas cosas, y que desde luego deben ser ateos y groseramente materialistas, pues nada…, que la vida es un suspiro… y tiene que ser muy duro para esta gente llegar a la vejez… y más si en tu mochila sólo hay piedras negras…

    Me gusta

Responder a Thera Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s