La Peste de 1651. La epidemia que obligó a rendirse a Barcelona


images

La Peste Negra o bubónica de 1651 fue la epidemia más terrible que sufrió Cataluña desde la Peste del siglo XIV. Causó 60.000 muertos en Cataluña, según los estudios actuales más precisos, aquel año, 10.000 de ellos en Barcelona. Coincidió con la fase final de la Guerra de los Segadors y el asedio de las tropas hispánicas de la ciudad, que todavía estaba bajo el dominio francés, si bien la epidemia estalló y tuvo su fase más dura antes de que el ejército hispánico estableciera el asedio.

Entre 1647 y 1653 tuvo lugar una nueva y terrible epidemia de Peste Negra la más devastadora, desde la del siglo XIV, en todo el Mediterráneo, afectando a España, Italia, el sur de Francia y el norte de África. España resultó muy afectada. Sevilla, la capital comercial y económica de la España imperial resultó devastada en 1649. Se cree que murieron 60.000 personas, casi la mitad de sus habitantes. Aunque Sevilla ya estaba en esa época en decadencia como capital económica  y centro del comercio peninsular y europeo con el imperio Español de América, aquello fue un golpe tan duro que la ciudad tardó un siglo en recuperarse. Desde entonces fue Cádiz la capital del comercio hispánico con América

La Peste Negra o bubónica era un plaga terrible que en el siglo XVII estaba aún sin controlar en Europa pese a que ya había arrasado el continente en la Edad Media, en el siglo XIV.  Los estudios actuales afirman que se transmitía por las picaduras de pulgas infectadas, causando fiebre muy alta y la aparición de unos  “bubones” o inflamaciones muy dolorosas y manchas en la piel. La muerte solía llegar a los 8 o 10 días desde la infección.

La Peste afectó también a Valencia, aunque con menos dureza que en Sevilla, hacia 1650. Y se cree que a finales de ese año una incursión de tropas milicianas catalanas pro-francesas en la zona de Castellón la introdujo en Cataluña. Todas los documentos de la época hablan de que la epidemia produjo una enorme devastación y el pánico en Cataluña, en una Cataluña que ya estaba arruinada por 10 años de guerra desde que Pau Claris había entregado el Principado a Francia y donde la población estaba ya muy debilitada por el hambre y las privaciones

Resultó especialmente golpeada la zona de las comarcas costeras de Cataluña, lo cual provocó la sublevación contra los franceses y la rendición en masa de amplias zonas de Cataluña a las tropas españolas pues la gente incluso la que había apoyado la rebelión de Claris y la Generalidad, ya solo quería la paz y el fin de la guerra como fuese. Comarcas enteras reconocieron la soberanía española y a Felipe IV como su rey en ese momento.

Cuentan los documentos catalanes de la época que carretas enviadas por las autoridades municipales recorrían las calles de Barcelona para recoger los muertos por la Peste de cada casa

La mayor parte de los muertos se produjeron en los primeros 6 meses de 1651. Además el ejército español estableció el asedio de la ciudad a partir del otoño, con lo que los sufrimientos de los barceloneses aún aumentaron más. También murieron cientos de soldados hispánicos por la Peste pero eso no hizo levantar el asedio al mando militar español pues Felipe IV estaba decidido a tomar Barcelona para que la guerra terminara de una vez.

Finalmente tras un año de duro asedio, bombardeos, hambre y penalidades Barcelona se rindió a las tropas españolas el 12 de octubre de 1652. Previamente los propios consellers de la ciudad se habían rebelado contra las autoridades francesas de ocupación y las habían expulsado de Barcelona. Felipe IV concedió condiciones muy generosas de capitulación y se comprometió a respetar los Fueros. El rey de Francia, sin embargo, conseguiría quedarse con el Rosellón y las comarcas transpirenaicas, gracias a la traición de Pau Claris, 10 años antes.

Se dio el caso de que la Peste de 1651 había causado un daño mucho mayor en la zona de Cataluña que permanecía en rebelión, básicamente la zona próxima a la costa que en la parte que ya estaba bajo control hispánico, como la zona de Lérida y no faltó quien señaló que ello parecía un evidente castigo de Dios a los catalanes sublevados. Sea como fuere no hay duda de que aquella dura epidemia contribuyó a acortar la guerra en Cataluña.

(PD. Agradezco su amabilidad a los lectores que me han felicitado por mis artículos)

RAFAEL MARÍA MOLINA


Categorías:HISTÒRIA I RELATS

3 respuestas

  1. Recordemos PAU CLARIS y su amigos llevaron al primer BORBON a reinar por tierras españolas

    Me gusta

  2. Hasta 1717 no pasó Cádiz a ser puerto de Indias.

    Me gusta

  3. Sevilla era la capital económica y comercial de la España imperial porque tenía el monopolio con el comercio de América.

    Cuando el monopolio pasa a Cadiz, comienza como es lógico la decadencia de la ciudad.

    Para tener una idea de la riqueza de Sevilla es que fue la ciudad con más conventos de la península.

    El sistema de monopolio servía para centralizar los servicios de aduanas necesarios para el tráfico de mercancías y viajeros, así como centralizar las operaciones de crédito, necesarias en todo comercio, especialmente el de al por mayor.

    De todos modos, Bilbao seguía siendo el principal puerto de Castilla para el comercio con los Países Bajos; y Barcelona, salvo cuando estuvo bajo ocupación francesa, para el comercio con el Mediterráneo, que no hay que olvidar todavía Napoles, Sicilia, Cerdeña el Milanesado y algunos otros presididos eran españoles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: