Perú nunca se quiso independizar de España


Peruanos ondeando la Cruz De Borgoña

Situémonos en 1821. La práctica totalidad de la América Española hace ya 11 años que ha proclamado su independencia. Toda, salvo el Virreinato del Perú, que permanece fiel a España, ya que no existe corriente emancipadora alguna y goza de la calidad de vida más alta del mundo. Lima, su capital, es una de las mayores urbes del planeta y cuenta con los mayores adelantos. La renta per cápita del peruano es muy superior a la de un estadounidense, ingles, francés o español peninsular. Tiene que llegar un extranjero, San Martín, para proclamar la independencia. Una independencia impuesta y en contra de la voluntad de los peruanos.

¿Por qué San Martín, un extranjero, tiene que interferir en las decisiones de un pueblo que no es el suyo?

La verdad, en contra de la historia oficial fabricada por las oligarquías, es que San Martín se limitó a cumplir las órdenes dictadas por Inglaterra a través del Plan Maitland para destruir el Imperio Español de América. El plan fue diseñado por el General Thomas Maitland después de que Inglaterra perdiera sus trece colonias de norteamérica y necesitase de nuevos territorios que le suministrasen de materias primas para su industria así como otros tesoros. Consistía literalmente en:

Tomar Buenos Aires (San Martín lo hizo), asentarse en Mendoza (San Martín lo hizo), cruzar los Andes y emancipar Chile (San Martín lo hizo). Mas tarde, a bordo de una flota, dirigirse hacia Perú y Quito para liberarlos (San Martín también lo hizo). El mito San Martín y con él la independencia de América Española se nos acaba de caer. Aquel brillante oficial del Ejército Español, condecorado con las más altas distinciones por su heroicidad en la primera batalla que Napoleón pierde, Bailén, y al que aguardaba un futuro esplendoroso, se nos convirtió en un traidor a España y América al convertirse en un agente británico para que Inglaterra esquilmara Hispano América durante décadas.

La flota libertadora que partió de Valparaiso hacia Perú estaba formada por buques ingleses a los cuales se les cambió el nombre. Lo mismo que, para disimular la operación, se le cambió el nombre a su comandante, el Almirante Lord Thomas Alexander Cochrane, quien pasó a llamarse Tomás Alejandro Cochran. A todos los oficiales ingleses que participaron en las campañas de América, que fueron cientos, se les hispanizó el nombre. 

Tras la proclamación de la independencia de Perú, el 28 de julio de 1821, el tesoro que albergaba la Real Hacienda de Lima -o lo que es lo mismo, el Banco Central del Perú- fue desvalijado por San Martín y embarcado en la flota de Cochrane anclada en el puerto de El Callao, quien partiría con ella hacia Londres portando la cuantiosa suma de 40 toneladas de oro. No era novedoso tal acto; lo mismo había ocurrido en Buenos Aires, Bogotá, Guatemala y México. Todas las Reales Haciendas fueron saqueadas y sus tesoros enviados a Londres. Así fue como los ricos Virreinatos y Capitanías Generales pasaron a ser Repúblicas pobres. Inglaterra pasó a ser su nuevo amo; sí, les dejó tener una bandera y un himno, pero les impuso la libra esterlina como moneda obligatoria y se hizo con el monopolio del comercio. Nacía el neocolonialismo.

La proclamación de la independencia de Perú impuesta por San Martín hizo que la población peruana se rebelasey se enfrentase a su ejército invasor. Los indios y mestizos peruanos se alistaron por miles en los Reales Ejércitos del Perú, en los que destacaron brillantes oficiales indios como el Coronel Dionisio Inca Yupanqui o el General Antonio Navala Huachaca, quien seguiría combatiendo hasta más de 25 años después de proclamada la independencia. En la Batalla de Ayacucho, en la que estuvo presente el General Navala Huachaca, el Ejército Realista estaba compuesto de unos 9.000 hombres, de los cuales sólo unos 500 eran españoles peninsulares; 6000 eran peruanos -indios y mestizos mayoritariamente- y el resto eran indios llegados desde Salta y Chiloé. El Ejército Patriota, por contra, estaba formado por un puñado de criollos peruanos, argentinos, chilenos, grancolombianos y varios miles de mercenarios europeos pagados por Inglaterra. 

Perú fue el Irak del siglo 19. No existía el petróleo, pero sí el oro y otras riquezas. No había armas de destrucción masiva, pero sí una fictícea independencia. Lo que sí existía, como siempre ha existido, son los traidores y especuladores.



Categorías:HISPANIDAD

11 respuestas

  1. No, tampoco es así, lo que dices es el otro extremo. Olvidas el gran sentimiento independentista que había incluso en clase realista desde las cortes de Cádiz.

    Muchos criollos querían emanciparse porque comerciaban y la corona se llevaba todo. Es solo una media verdad eso de que todos estaban felices con la renta percápita más alta. Eso para los nobles, y ni siquiera todos, el marqués de Torre Tagle liberó la Intendencia de Trujillo, equivalente a la 3ra parte del teritorio, en días. Esto no hubiese sido posible sin las ideas cultivadas años en el Seminario y otras propuestas de próceres.
    Lo que dices puede aplicar para Lima, pero Lima NO ES EL PERÜ. En el sur había revueltas y movimiento desde Tupac Amaru, EL norte era más tranquilo , aparentemente, pero se sumó de lleno a la causa libertadora, hay docenas de libros que detallan los aportes del Norte a la causa, en hombres y efectivo, así como en animales y vituallas. San MArtín dijo que el Perú le debe su independencia a Trujillo, donde desde dfinalesde 1820 no hubo dominio realista.

    En LIma, en 1823 seguian fusilando patriotas como a José Olaya.

    Por lo que expones, es una verdad a medias, lo que a veces puede darle falsedad si se generaliza.

    Me gusta

  2. de dionisio inca yupanqui solo encontre que fue un jurista que participo en las cortes de cadiz podrian pasarme la fuente donde dice que pertenecio al ejercito

    Me gusta

  3. Fuimos conquistados por Inglaterra que no sólo alteró la historia y saqueó nuestro paises , sino que durante siglos menospreció y desdibujó el aporte hispánico en todas las áreas de la cultura y ciencias , de lo que fue el imperio más grande de la historia de la humanidad, El imperio Inglés no duró más de 100 años y aún hoy sigue temiendo en su decadencia al imperio Español, del cual culturalmente seguimos formando parte

    Me gusta

  4. ¿Por qué el ejército de los traidores y de los extranjeros se llama “Ejército Patriota” (salvo que se refiera a Inglaterra)?

    En todo caso será el Ejército de los Perjuros Traidores y de los Aventureros y Comerciantes Extranjeros.

    (no de los “ilustrados” , porque para ser ilustrado de verdad no se puede pensar con el culo. Ser aficionado a leer novelas francesas no es suficiente)

    Los antiguos sabían el adagio latino: “divide et impera”

    y eso mismo hicieron los comerciantes ingleses con la Monarquía Hispanica.

    Como siempre, con esta gentuza de las logias hay dos partes: la minoría que gana y la mayoría que pierde.

    Llamemos al pan, pan y al vino, vino y llamemos a ese espurio “Ejército Patriota” : EJÉRCITO PATRIOTA INGLÉS INVASOR.

    Me gusta

  5. Los Borbones cometieron graves errores, y uno de ellos fue efectivamente la expulsión de los jesuitas.

    Otro fue imponer la cultura francesa sobre la nativa.

    Lo peor fue:

    Carlos III permite el libre comercio con América durante 5 años, al cabo de los cuales se acaba el negocio y se contrae el comercio inglés; y la oligarquía comercial inglesa (la “City”), que controla al Gobierno inglés, decide que la única solución para no arruinarse es “liberar” los ricos y prósperos virreinatos para ser colonias comerciales inglesas.

    Carlos III, el “Rey ilustrado” y su hijo Carlos IV desnaturalización los juicios de residencia , (el primero para los cargos poco importantes y el segundo para los más importantes) que tan efectivos de habían mostrado durante siglos para impedir la corrupción y los abusos a meses de distancia de Madrid:

    hacen que esos juicios no se hagan en la península, sino en el lugar del del cargo.

    Esto fomentó la corrupción de los poderosos (los ricos del lugar), ya que en la práctica significaba que sus fechorías, ayudados por los funcionarios que no iban a regresar más y que no querían problemas, quedarían impunes.

    Esta oligarquía vio en la masonería la oportunidad de librarse de autoridades legítimas que les impedían oprimir y robar a la población y especialmente a los indios.:

    Al grito de ¡Libertad y Progreso! para ellos y muera el indio malo.

    En cualquier caso, la Historia no miente:

    Mira lo que les pasó a los Indios en cuanto perdieron la condición de súbditos del Rey Católico: les masacraron para robarles sus tierras y pasaron a ser siervos de los Ilustrados masones hacenderos.

    Ahora, como amos absolutos, sin más ley ni moral que la suya propia y sus egoístas intereses.

    Y aquí es donde el Libertador del Gobierno Inglés entra en acción contra su propio pueblo.

    Sólo cabe una disculpa: si no hubiera sido San Martín, los comerciantes ingleses hubieran utilizado a otro pelele. Porque no hay cosa más seria en este mundo que el dinero, ganarlo y acumularlo. El honor, la amistad y la fe no valen un penique. Y la vida de los demás, todavía menos:

    Mira lo que hicieron a los chinos cuando estos se negaron a que los ingleses vendieran droga en China y corrompieran a la Pobo 2 guerras del opio, saqueos y libre comercio en beneficio de la City.

    Un siglo después, Estados Unidos utiliza las mismas estrategias y con los mismos objetivos.

    De aquellos polvos vienen estos lodos, especialmente cuando la oligarquía de las logias sigue controlando la educación y el gobierno.

    Me gusta

    • Los llamados “Juicios de Residencia” eran una institución típicamente hispánica – no existieron en ninguna otra aparte ni existen ya- que nacen para poder administrar con justicia territorios que son realmente lejanos.

      Cualquier Virrey y administrador, cuando cesaban su mandato, debía permanecer durante un mes entero en el lugar donde ejerció su cargo y cualquier persona, peninsular, indio o criollo podía, de manera secreta, denunciar cualquier abuso o corrupción de ese servidor real.

      Los cargos eran investigados; y si se aprobaban ciertos, castigados.

      Para hacer frente a las indemnizaciones que pudieran dar lugar las resultas de este Juicio de Residencia a ese Virrey o administrador se le retenía una parte del sueldo desde el principio de su mandato o administración.

      Uno de estos funcionarios, que volvió a España unos días antes de terminar su mandato, para no perder el barco (y tener que esperar en América durante meses a otro), fue obligado en cuanto pisó la península a volver a la ciudad donde ejerció su cargo y sufrir el juicio de residencia durante todo el mes prescrito por la Ley.

      Así se aplicaba la Justicia Real , así se administraba el Imperio.

      Por eso los poderosos del lugar, criollos, estaban en contra: impedían que sojuzgasen a la población, como siempre suele hacer el rico sobre el pobre.

      ¡Que alguien me diga qué político hoy, en cualquier lugar del mundo, tiene que sufrir un Juicio de Residencia y se le retiene parte de su sueldo para responder de sus fechorías!

      ¿Es de extrañar la corrupción que hay hoy en Perú y en el resto de los Virreinatos desde la conquista inglesa?

      Me gusta

  6. Queridos hermanos de la Hispanidad!!! San Martín no fue un traidor. El problema viene con los Borbones que dejan de lado la política de los Habsburgos. Y se toman América como posesiones que pueden comercializar con los Portugueses. Expulsaron a los Jesuítas por intrigas masónicas. San Martín representa el verdadero espíritu Español. Perdieron América por los desastrosos reyes Borbonicos.

    Me gusta

    • Perdieron América para convertir las provincias americanas en colonias cautivas inglesas.

      De ahí vienen las dictaduras, miserias y guerras que ha habido desde la liberación masónica hasta hoy

      (los mismos golpes de estarías mismas guerras civiles y con los mismos fines que dio en Europa antes y después, en todos los países menos en Inglaterra)

      San Martín no libera nada; sólo sirve lealmente a quien le paga.

      Pero esto se sabía desde siempre. Y ahí están los resultados, que nadie puede negar.

      Lima deja de ser la capital imperial de un virreinato rico en plata para sufrir una crisis económica que no se ha recuperado hasta hoy mismo por el turismo colonial. Las estadísticas económicas no mienten, ni los relatos de los viajeros de antes y después de la traición del masón San Martín.

      Me gusta

    • El que, uniéndose a una potencia extranjera y enemiga, se alza en armas contra su gobierno legítimo, al que ha jurado sobre los Santos Evangelios fidelidad y lealtad y hace la guerra y asesina al Pueblo, si no es un traidor, que venga Dios y lo vea.

      Por muy ilustrado y afrancesado que sea.

      Me gusta

Trackbacks

  1. Perú nunca se quiso independizar de España — | Cuba Nuestra: Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: