OFICIAL ALFONSO LÓPEZ,  POLÍCIA NACIONAL RESIDENTE EN MATARÓ, VÍCTIMA DE ETA 1982.


alfonso-lopez.jpg
Alfonso López Fernández

El 14 de septiembre de 1982 tuvo lugar uno de los atentados más trágicos de ETA. Dos coches de la Policía Nacional fueron víctimas de una emboscada terrorista en el paraje conocido como cuevas de Landarbaso, cerca de Rentería en Guipúzcoa. Murieron 4 policías, los agentes,  Jesús Ordóñez Pérez, Juan Seronero Sacristán, Alfonso López Fernández  y Antonio Cedillo Toscano (este último fue rematado por los terroristas cuando estaba herido). El agente Alfonso López Fernández, aunque había nacido en Argentina, residía en Mataró de donde era natural su esposa, antes de ser destinado al País Vasco. En Mataró fue enterrado y  a su sepelio acudieron casi un centenar de personas.

El lugar del atentado se trataba de un paraje con una curva muy pronunciada que hacía que los coches debiesen aminorar mucho la velocidad. Así fueron víctimas fáciles para sus asesinos terroristas ocultos entre los árboles del lugar, en una zona boscosa. Un quinto agente Juan José Torrente Terón (también de origen catalán) quedó en estado crítico e ingresó en coma en el hospital pero afortunadamente pudo sobrevivir y recuperarse (aunque sin superar del todo algunas secuelas físicas). El Seat 131 Supermirafiori donde viajaban tres de los agentes fallecidos quedó acribillado de balas. Los agentes, de hecho llegaron a responder a sus agresores con sus armas reglamentarias pero sin éxito.

El agente Alfonso López Fernández según las informaciones llegó aún consciente al hospital e insistía en que atendiesen primero a sus compañeros por estar más graves pero él mismo también acabó muriendo. Sus compañeros fallecidos fueron enterrados en sus localidades de origen en Asturias y en la provincia de Sevilla, entre escenas de gran dolor. Años más tarde en 2005 los 4 agentes fallecidos en este atentado fueron ascendidos a titulo póstumo al rango de Oficial de Policía por Real Decreto.

El atentado fue cometido por 4 terroristas y de 3 de ellos sigue sin saberse la identidad. El organizador del mismo y uno de sus autores materiales fue según la investigación el etarra Manuel Urriobarrenechea “Manu”, convicto de varios otros asesinatos en esos años. Este etarra moriría junto a otro terrorista en 1989 en un enfrentamiento con la Guardia Civil en Irún en la autopista que lleva a Francia, muy cerca ya de la frontera.  Otro etarra el sanguinario Jesús María Zabarte, fue condenado por su participación en la planificación de este atentado (aunque, fiel a su fama de cobarde, no participó personalmente en el mismo).

errenteria2-kwNB--624x385@Diario Vasco.jpg
Los dos coches, acribillados a balazos

Se vivían todavía años muy duros de violencia terrorista. No se ha reconocido lo suficiente el papel verdaderamente heroico de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Vascongadas en aquellos años, debiendo operar en condiciones casi bélicas en un territorio hostil, arriesgando la vida cada día entre la indiferencia de una parte de la población, atenazada por el miedo y la colaboración directa con los terroristas de otra.

Vale la pena recordar algunos datos simplemente de los sucesos ocurridos durante un mes entre septiembre y octubre de 1982 para rememorar la triste realidad de Vascongadas en esa época. Entre septiembre y octubre de ese año se produjeron casi 80 atentados con bomba contra decenas de sucursales de Bancos, juzgados, delegaciones de ministerios, etc. Fueron detenidos numerosos etarras pero la violencia no bajaba. Los TEDAX  de las FSE desactivaron algunas  de esas bombas pero la mayoría estallaron causando graves daños, en un sinfín de localidades vascas. El 22 de septiembre moría asesinado a tiros en Erandio (Vizcaya) el Brigada de Marina Emilio Férnandez de 48 años.

El 26 de septiembre los GEOS de la Policía Nacional desarticulan el llamado “comando Sega“ de ETA, siendo detenidas varias personas en San Sebastián. En una de las viviendas son recibidos a tiros y  en el enfrentamiento muere el etarra Fernando Barrio Olano ( responsable de un asesinato y de la colocación de un coche bomba en Madrid contra la sede de Telefónica en la calle Ríos Rosas, unos meses antes). Dos agentes resultan heridos pero salvan la vida gracias a sus chalecos antibalas.

errenteria1-kwNB-U40663246931oJB-624x385@Diario Vasco.jpg

El 8 de octubre ETA asesina en Pamplona a Alberto Toca Echeverría, director de la Mutua Laboral Asepeyo. Tambien ese día es ametrallado en su coche el Guardia Civil Restituto Pérez en Santurce , Vizcaya. Recibe varios impactos en cabeza, cadera y brazos pero afortunadamente logra sobrevivir y recuperarse.  El 9 de octubre es asesinado en una gasolinera de Irún el capitán de la Guardia Civil José Jiménez Mayoral. El 15 de octubre es asesinado por ETA Gregorio Hernández Corchete, trabajador calderero de profesión cuando salía del Cuartel de la Guardia Civi en Leiza Navarra, a causa de la explosión de una granada lanzada con un lanzagranadas contra el Cuartel.

El 16 de octubre la Guardia Civil dispara contra un coche que se ha saltado un control antiterrorista en Lasarte, Guipúzcoa, haciendo caso omiso de la indicacions de los agentes para que parase.  Muere el conductor llamado Marcelo Garcíandía Ayerdi, simpatizante de Herri Batasuna, el brazo político de ETA. Ese mismo día 16 en un incidente similar la Policía Nacional dispara contra otro coche que se había saltado un control antiterrorista a la entrada de Vitoria. Mueren 2  individuos, Victoriano Aguriano Cortázar y Maria Ángeles Barandiarán, también simpatizantes de HB. Se les encontró en el coche numerosos paquetes de cigarrillos de contrabando. Estos sucesos causaron que los simpatizantes proetarras provocaran graves disturbios en numerosas localidades.

El 17 de octubre ETA lanza 3 granadas contra el Cuartel de la Guardia Civil de Arróniz, Navarra, que penetran por una ventana abierta pero milagrosamente no estallan, lo que podría haber causado una auténtica matanza. El 22 de octubre tres terroristas arrojan una granada contra 2 tanquetas de la Policía Nacional cerca del acuartelamiento de ésta en Basauri, Vizcaya e intentan ametrallarlas pero la granada explota sin causar heridas a los agentes que responden a la agresión. Los etarras logran huir. No obstante en un control antiterrorista inmediatamente instalado en la zona, es detenida una persona, por su relación con el ataque a las tanquetas.

Y no se han detallado en esta breve relación los innumerables disturbios  en muchas localidades entre proetarras y agentes de la FSE que eran casi diarios. Era la trágica realidad de Vascongadas, Navarra y España en general después de casi 6 años de democracia y “libertad”.

One comment

  1. Yo viví aquellos “años de plomo” en Madrid desde el 79 al 94, como Policía Nacional y también pagamos la factura de la transición con sangre de muchos compañeros, militares y civiles. Hoy, tras 32 años de Servicio, jubilado por una incapacidad en acto de servicio (no reconocido) y mi entrega incondicional a España y la Justicia, veo en lo que los políticos han convertido nuestra Nación y siento que a aquellas “vidas robadas” todos les debemos algo, Respeto, Justicia y Memoria.
    La Justicia es posible que no la consigan, pero el Respeto y la Memoria estamos obligados como pueblo a mantenerlo a pesar de todo, hacerlo nos dignificará, lo contrario nos pone en peligro de repetir el pasado y más asesinados por el terror y los políticos traidores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s