Por qué vemos a Valls y Rivera juntos en la batalla electoral por Barcelona y otras menudencias


carteles-valls-pujol-655x368.jpg

Salvo sorpresa de última hora, Albert Rivera y Manuel Valls no harán campaña juntos en la semana que queda de campaña. Así lo ha confirmado la  dirección del partido. Solo se h. visto al Valls “el solitario” con Inés Arrimadas arropándole.

Esta campaña está siendo un desastre para Valls. En el mitin central Inés Arrimadas se corrigió a sí misma rápidamente decir: “La historia de Manuel Valls y la mía son complementarias. Lo pensé antes de enterarme de que se iba a Ciudadanos…. ¡A una plataforma con el apoyo de Ciudadanos!”, rectificó a toda prisa.

El lapsus no cambió el gesto de Valls, que mantuvo firme la sonrisa todo el acto, de casi tres horas, en el pabellón olímpico Vall d’Hebron. Este pequeño detalle confirma el abismo entre Valls y el partido que tenía darle soporte.

A ello se suma las fuertes discrepancias entre un Rivera con su proyecto político al que ya empieza a hacerle sombra Arrimadas; y un Valls que tiene un proyecto político tan propio que nadie sabe qué hay detrás. Aunque todos somos sabedores de que Barcelona no es ni será su hogar sino un mero trampolín vaya usted a saber dónde.

Como decíamos Valls está inmerso y desaparecido en una campaña desastrosa en la que no es capaz de despegar ni como un cohete lunar lanzado desde Camerún (con todo respeto a los cameruneses). Para empezar el eslogan de campaña es una burda copia del ya utilizado cuando Pujol era corrupto (pero sólo lo intuíamos).

Y los colores del cartel son una mezcla de los pantones utilizados por Vogue y Sociedad Civil Catalana, la que había de ser su gran soporte hasta que las cosas dejaron de ir como tenían que ir. También el cartel ha sido criticado por remitirnos estéticamente a época del “Directísimo” allá por los 70 del siglo XX.

La pequeña gran sorpresa ha sido la aparición en campaña de la hermana del candidato, Giovanna Valls, que decidió apoyarle públicamente después de mostrar varias discrepancias en Twitter sobre el conflicto catalán. Esto es, de una rápida conversión del independentismo a no se sabe qué.

En definitiva la campaña de Vallas consiste en presentarse como Dios. Él y los suyo son todo y así lo ha proclamado: “Somos liberales, progresistas, catalanistas, socialdemócratas”, enumeró Valls en el mitin del jueves pasado en El Valle Hebrón de Barcelona; donde también que proclamó: “Yo soy el cambio”, aunque las encuestas le sitúan cuarto, que es lo mismo que decir en el cuarto oscuro de la política.

Gloria eterna a Valls, el producto artificial y fracasado más estrambótico de la política municipal barcelonesa que hayamos visto jamás.

 

 

One comment

  1. Como con tanta razón decía Su Excelencia, el Príncipe de Salinas -el Gatopardo, para los amigos-, “es necesario que todo cambie para que todo siga igual”.

    ¿La prueba?

    Mientras el ladrón al por mayor Pujol siga en la calle con su botín, este es el Poder en Cataluña; y hasta que no salgan otras 2 promociones independentistas de la escuela catalana, hay que esperar a intentar otro golpe de Estado independentista, que esta vez será la definitiva.

    Gracias a los obedientes Rajoy y Soraya; y al Gran Oriente, que nos ilumina a todos para ilustrarnos y robarnos mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s