De la feroz represion que sufrio la lengua catalana durante el franquismo


 

Decía Ortega y Gasset“Dadme un dato y me arrodillaré ante él”.
Que durante el franquismo existiesen o no colegios en los que se impartían las materias en lengua catalana no es opinable ni depende de cómo alguien nos haya contado su particular versión.
La II República no fue especialmente generosa dando cobertura académica a todos los estratos sociales y el franquismo tampoco, si bien la escolarización de los ciudadanos a partir de finales de los años 50 alcanzó unas cotas hasta ese momento desconocidas. Los colegios eran privados, en efecto, sin embargo no pocos de ellos estaban subvencionados y los estudiantes valiosos o que demostrasen empeño, sin ser unas lumbreras, gozaban de becas que les permitían completar sus estudios.
Pero esto era lo que había en la época, que era mucho más que 100 años antes y que 200. No podemos pretender que hace 70 años las cosas fuesen como hoy en día a estas horas. Que no existiese Internet  no fue culpa de Franco, simplemente es que no se había inventado.
No se puede caer en el cronocentrismo sin equivocarnos hasta las mitocondrias. Esta es una fea costumbre que tienen los españoles cuando osan a meterse en camisas de once varas tratando de opinar sobre acontecimientos históricos que no sólo desconocen, sino que, además, los contemplan desde la mentalidad promedio actual.
Existe una lista oficial de colegios catalanes en los que se impartían las clases en catalán durante el franquismo, pero el motivo de esta nota es el de ilustrar con unos cuantos ejemplos cuán encarnizada fue la represión que el régimen franquista ejerció sobre la lengua catalana.
No sé si al personal le sonarán los certámenes creados por el Régimen para premiar las obras que fueran editadas en catalán, como por ejemplo, el Amadeu Oller o el Rafael Campalans para ensayo y documental en catalán. O el Foch i Torras, el Josep María Sagarra, por ejemplo, para literatura catalana, el Nova Terra para el tema social o el Fundación Huguet para lengua catalana, entre otros cuantos.
Puedo citar algunos más de muchos de los feroces actos represivos con los que el régimen franquista enmudecía la lengua catalana, a saber :
Las víctimas de la LOGSE y contagiados no sabrán quién fue, claro, Mossén Camil Geis. Su obra, escrita a principios de los 40, Rosa Mística, se editó en catalán bajo el amparo del Régimen y su Ministro de Educación por aquel entonces que fue José Ibáñez Martín.
A principios de los 70, por mencionar otra obra de este escritor, escribe y edita en catalán la Ermita de Samalús. Franco falleció en 1.975.
Puedo continuar con la creación del Premio Nadal en 1.944 de la mano de ilustres catalanes como Josep Vergés oJoan Teixidor con la subvención y el amparo del Régimen también con Ibañez Martín como Ministro de Educación. Premio Nadal que se inaugura con la obra Nada de Carmen Laforet, escritora catalana donde las haya. Y Premio Nadal que descubre a narradores tan eminentes como Miguel Delibes, Rafael Sánchez Ferlosio, Ana María Matute o Carmen Martín Gaite.
El 7 de julio de ese mismo año (BOE de 4 de agosto), Franco firma un decreto que reorganiza la Facultad de Filosofía y Letras, y por el que, entre otras cosas, se introducen tres horas semanales de Filología Catalana en la Universidad de Granada.
Siguiendo en los años 40, ya en 1.947, se establece el Premio Joan Martorell para novela escrita en lengua catalana y, lógicamente, son premiados escritores catalanes como lo fueron Celia SuñolMaría Aurelia CapmanyJosep PlaJoan SalesPere CaldersEnric Massó, por ejemplo.
Durante ese mismo año se crea el Premio Ciudad de Barcelona también de la mano del ministro franquista Ibáñez Martín. Le siguieron, en 1.949, la creación de los premios Víctor Catalá para novela corta, Josep Ysart para ensayo, los Aedos para biografía, Premio Ossa Mayor para poesía, etc., escritos en catalán.
La catalanísima Editorial Selecta, S.A, fundada en 1.951 por José María Cruzet,  publicaba todas sus obras en catalán y se otorga el Premio Joan Martorell a Josep Pla por su obra El carrer estret.
También por aquellas fechas, durante una visita de Franco a Cataluña en junio del 52 se crea, nada más y nada menos, la denominada Cátedra Mila i Fontanals, que no era otra cosa sino un instituto para el estudio científico de la lengua catalana y con este se crea el llamado Centro de Lecturas del Vall en el que se impartían clases de lengua y literatura catalanas gratuitas para todo aquel que quisiera, ya con Joaquín Ruiz-Giménez Cortés de ministro.
Tres años más tarde, en 1.955, Josep María Sagarra recibe, a propuesta del Ministro de Educación y Ciencia franquista Joaquín Ruiz-Giménez Cortés, la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, tras la publicación de su obra escrita en catalán Memories.
En 1.956 y sin dotación económica, pero con un galardón en oro macizo de la letra F, nace el Premio Lletra d’Or, que distinguía, a año vencido, al mejor libro escrito en catalán. El primer escritor que recibió este galardón fue Salvador Espriu por su obra Final del Laberint.
No había finalizado 1.956 cuando la editorial barcelonesa Hispano Americana de Ediciones, S.A., lanza la colección de tebeos en catalán Història i Llegenda destinada al lector infantil. Estas publicaciones adaptaban historias populares de carácter fantástico-histórico de ambientación medieval recopiladas por el escritor Joan Amades en su obra Les cent millors llegendes populars. Cada ejemplar venía ilustrado en blanco y negro,  constaba de 10 páginas y se vendía al precio de una peseta.
 En 1.959 se crean los Premios Crítica para la obra escrita en catalán.
En 1.960 se celebró el centenario del escritor catalán Joan Martorell con el beneplácito y el dinero del Régimen de la mano de Jesús Rubio García-Mina, Ministro de Educación del turno. Fueron premiados con importantes sumas los literatos catalanes Salvador EspriuJosep PlaSagarraCampmany, etc., y con diferentes galardones dedicados a las letras catalanas.
También en este año se crea el Premio Sant Jordi para novela en catalán, dotado de 150.000.- pesetas y se celebra el centenario del poeta Joan Maragall con subvención del Ministro de Educación franquista. Por otro lado, el Centro de Lecturas de Valls imparte un curso de lengua y literatura catalanas con carácter público y gratuito.
En 1.961 la revista quincenal en lengua catalana Cavall fort –en la que se daban cita grandes de la literatura catalana como Salvador Espriu o María Aurèlia, Capmany o Montserrat Roig-, incluye en sus publicaciones historietas, cuentos y tiras cómicas para fomentar la lectura en catalán entre los chicos de 9 a 15 años.
Edicions 62, como su nombre indica fundada en 1962, durante los años 60 saca a la venta en catalán las historietas de Axtèrix el gal, el celebérrimo personaje de Goscinny y Uderzo. Es a mediados de esa década cuando el periodista y escritor Joaquim Ventalló traduce al catalán los cómics de Tintín de HergéTintín al país dels sòviets inicia la colección en catalán.
Miguel Melendres, poeta y canónigo de la catedral de Tarragona, edita el poema en catalán de doce mil versos L’esposa de l’anyell  en 1.965, poema que el Arzobispo de la misma plaza, Benjamín Arriba y Castro, lleva al Papa Pablo VI, lo que no hubiese sido posible sin el conocimiento y consentimiento del Régimen.
A finales de este mismo año, por si no se habían creado suficientes premios para la obra escrita en lengua catalana, se añade el Premio Verdaguer.
Barcelona rinde homenaje al poeta Maragall con subvención del Ministerio de Educación franquista en 1.966. En dicho acto se contó con la presencia e intervención del Dr. Gregorio MarañónJosé María PemánPere RoigRuiz Jiménez, entre otros ilustrísimos intelectuales.
El Ministro de Educación Manuel Lora-Tamayo Martín da el visto bueno para que Radio Tarragona emita unos cursos en catalán, con profesores especializados, para la población inmigrante de otros puntos de España llegada a Cataluña.
La Diputación de Lérida dota una cátedra de Lengua Catalana en 1.967.
A finales de los 60 en todos los centros docentes dependientes de la Diputación de Barcelona se daban cursos de catalán y es fundada por ésta misma institución la cátedra de Lengua Catalana en la Facultad de Teología de San Cugat.
Terenci Moix ganó el Josep Pla por aquellas fechas por su obra Onades sobre una roca deserta sin ir más lejos y todo bajo el patrocinio y el apoyo económico del Ministerio de Educación y Ciencia a cuyo frente estaba el insigne Manuel Lora-Tamayo Martín (quien instauró, dicho sea de paso,  el Día de las Letras Gallegas el 17 de mayo de 1.963).
Fueron galardonados en años sucesivos con este nuevo Premio Josep Pla creado en 1.968 las mejores plumas en lengua catalana, como Baltasar PorcelTeresa PámiesGabriel JanerAlexandre CiriciLlorenç VillalongaMaría Manent y Enric Jardí, que fue el último que se llevó este galardón con el franquismo (1.975).
Gerona otorga por primera vez el Premio Prudenci Bertrana a la novela escrita en catalán al escritor catalán Manuel de Pedrolo por su obra Estat d’excepció en 1.968.
La Enciclopedia Catalana es de 1.970 y el Premi d’Honor a les Lletres Catalanes se establece un año antes.
En el panorama musical, durante la década de los años 50, nace el fenómeno de la Nova cançó de la mano de autores que graban una extensa discografía en catalán como Lluís LlachQuico Pi de la SerraGuillermina MottaOvidi MontllorLa TrincaNùria Feliu o el insigne Joan Manuel Serrat. También graban y editan en mallorquín y en valenciano María del Mar Bonet y Raimon respectivamente.
En 1963 una desconocida cantante, Salomé, ganó el 5º Festival de la Canción Mediterránea celebrado en Barcelona interpretando en catalán S’en va anar, que además compusieron dos ilustres de la Nova cançó: Lleó Borrell y Josep María Andreu.
En teatro, consultando las hemerotecas de la Vanguardia Española, se puede  ver cómo los espectáculos teatrales en lengua catalana tampoco estaban prohibidos ni perseguidos. Por ejemplo, en la sección de espectáculos de La Vanguardia Española del 3 de junio de 1944, en el apartado Música, se anuncia que en el Palacio de la Música se interpretan las obras en catalánLa nena donada al blauEl ram de primavera La filoseta.
Del mismo modo, las tiradas de dicho diario del 15 de febrero de 1.952 daban cuenta del estreno a las 10:30 de la obra de Josep María de Sagarra, L’alcoba vermella  en el teatro Romea donde, en sesión de tarde, en su sesión infantil, se representaba otra obra, también en catalán, El rei que no reia.
Todo lo que aquí dejo escrito consiste en datos, por lo que se puede contrastar si se quiere.
Podría seguir aportando más pruebas de la despiadada represión del franquismo contra la lengua y las letras catalanas, pero se haría muy largo y no quiero cerrar esta nota sin comentar, a modo de curiosidades, que  la edición de Barcelona del diario ARRIBA, que era al Movimiento lo que hoy es EL PAÍS al PSOE, salía de los rotativos escrita en catalán.
Otro hecho interesantísimo fue el protagonizado por  Néstor Luján, director de la Revista Destino, publicación que en sus principios era de corte falangista, que fue condenado en 1.969 por el Tribunal de Orden Público a ocho (8) meses de prisión por publicar el 28 de octubre de 1967, en la sección Cartas al director del número 1.577 del dicho semanario, una carta remitida por (textual) Un señor de Barcelona  en la que, a ojos del Régimen, se injuriaba claramente a la lengua catalana.
Este hecho está perfectamente relatado en la página 11 de la edición dominical del diario La Vanguardia Española del 30 de marzo de 1.969.
En el artículo se lee:
TRIBUNALES:
 
EL SUPREMO CONFIRMA UNA SENTENCIA CONTRA NÉSTOR LUJÁN.
Le condena a 8 meses de prisión menor.
Madrid, 29. (De nuestra redacción.) —
La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha dictado sentencia por la que se confirma la que en su día pronunciara el Tribunal de Orden Público, que condenó a don Néstor Luján Fernández, a 8 meses de prisión menor y multa de 10.000 pesetas por un delito de propaganda ilegal.
La sentencia recurrida declaraba probado que en el número 1.577 del semanario «Destino», que dirige el encausado, correspondiente al 28 de octubre de 1967, se publicó en la sección «Cartas al director» – una misiva bajo el título «El catalán se acaba». Aparecía firmada por Jacinto Pujol Solé, cuya verdadera identidad no se ha establecido, pero que es coincidente con la de una persona real, que ha declarado no tener conocimiento alguno de la carta. En la misma —dice la sentencia— se vertían conceptos de tipo ofensivo para la lengua catalana, cuyo libre uso particular y social se respeta y garantiza.
Contra la sentencia del Tribunal de Orden Público se recurrió, alegando quebrantamiento de forma, con indefensión, e infracción de Ley, pero el Supremo ha desestimado el recurso.
 
El Régimen no permitía el uso político de las lenguas, que es, justamente, lo que están haciendo los independentistas catalanes desde que se cometió el craso error de instaurar en España una división territorial  denominada Estado de las Autonomías admitiendo nacionalidades, seguido de la legalización de formaciones políticas y organizaciones que tienen como objetivo la destrucción de España, concediéndolas voz, voto, partidas presupuestarias, estatutos a medida y transferencias en asuntos tan cruciales como la Educación, todo lo cual se halla inoculado en la sacrosanta e intocable Constitución de 1978.
El uso particular, público, artístico y editorial del catalán estaba perfectamente permitido y garantizado durante el franquismo, no así el español en Cataluña ni en otras regiones como Vascongadas y Galicia con la “democracia”. De hecho, como aquí demuestro, prácticamente la totalidad de los premios literarios en lengua catalana que hoy en día se celebran -y sus correspondientes dotes económicas- fueron instaurados durante aquellas “oscuras épocas”. Una forma un tanto peculiar  de reprimir una lengua, ¿verdad?
A mí no me importaría, en absoluto, que me reprimiesen ferozmente a base de premios y dotes económicas.
Dejo esto escrito en el día de hoy como aportación personal al Día internacional del libro. Memoria histórica.
Fran Gil.
El profesor italiano de la Universidad de BarcelonaGiuseppe Grilli, declaró: “La literatura catalana vivió su mejor momento durante el franquismo, la nueva hornada debería tomar ejemplo”. (“La leyenda negra del catalán…”. ABC, 18 de diciembre de 2.008.
Escritores catalanes galardonados durante el franquismo por su obra en catalán:
 
Premio de Honor de las Letras catalanas.-
1.969 Jordi Rubió i Balaguer (historiógrafo y bibliologo).
1.970 Joan Oliver (Pere Quart, escritor).
1.971 Francesc de Borja Moll i Casasnovas (filólogo y editor).
1.972 Salvador Spriu i Castelló (escritor).
1.973 Josep Vicenç Foix (escritor).
1.974 Manuel Sanchis i Guarner (filólogo e historiador).
1.975 Joan Fuster i Ortells (escritor).
 
Premio Joaquim Ruyra de narrativa juvenil.-
1.963 Josep Vallverdú, por Labisme de Pyramos.
1.964 Carles Maciá, por Un paracaigudista sobre la Vall Ferrera.
1.965 Desierto.
1.966 Robert Saladrigas, por Entre julio i setembre.
1.967 Emili Teixidor, por Les rates malaltes.
Premio Josep Pla.-
1.968 Terenci Moix, por Onades sobre una roca deserta.
1.969 Baltasar Porcel, por Difunts sota els ametllers en flor.
1.970 Teresa Pàmies, por El testament de Praga.
1.971 Gabriel Janer, por Els alicorns.
1.972 Alexandre Cirici, por El temps barrat.
1.973 Llorenç Villalonga, por Andrea Victrix.
1.974 Marià Manent, por El vel de Maia.
1.975 Enric Jardí, por Historia del celcle artistic de San Lluc.
Premio Prudenci Bertrana.-
1.968 Manuel de Pedrolo, por Estat d’excepció.
1.969 Avel-lí Artís-Gener, por Prohibida l’evasió.
1.970 Vicenç Riera Llorca, por Amb permís de l’enterramorts.
1.971 Terenci Moix, por Siro o la increada consciència de la raça.
1.972 Oriol Pi Cabanyes, por Oferiu flors als rebels que fracassaren.
1.973 Biel Mesquida, por L’adolescent de sal.
1.974 Desierto.
1.975 Baltasar Porcel, por Cavalls cap a la fosca.
Premio Lletra d’Or.-
1.956 Salvador Espriu, por Final del laberint.
1.957 Josep Pla, por Barcelona.
1.958 Josep carner, por Absència.
1.959 Ramon d’Abadal, por Els primers comtes catalans.
1.960 Clementina Arderiu, por És a dir.
1.961 Josep Vicenç Foix, por Once Nadals i un Cap d’Any.
1.962 Joan Oliver(Pere Quart), por Vacances pagades.
1.963 Joan Fuster, por Nosaltres els valencians.
1.964 Josep Benet, por Maragall i la Setmana Tràgica.
1.965 Jordi Rubió, por La cultura catalana, del Renaixement a la Decadència.
1.966 Manuel de Pedrolo, por Centra per matina.
1.967 Gabriel ferrater, por Teoria dels cossos.
1.968 Marià Manent, por Com un núvol lleuger.
1.969 Xavier Rubert de ventós, por Teoria de la sensibilitat.
1.970 Joan Teixidor, por Quan tot es trenca.
1.971 Alexandre Cirici, por Lart catalè contemporani.
1.972 Joan Coromines, por Lleures i converses d’un filòleg.
1.973 maurici Serrahima, por Del pasat quan era present.
1.974 Joan Vinyoli, por Encara les paraules.
1.975 Vicent Andrés Estellés, por Les pedres de l’àmfora.
Premio Mercè Rodoreda de cuentos y narraciones.-
1.953 Jordi Sarsanedas, por Mites.
1.954 Pere Calders, por Cròniques de la veritat oculta.
1.955 Lluís Ferran de Pol, por la ciutat i el tròpic.
1.956 Manuel de Pedrolo, por Crèdits humans.
1.957 Mercè Rodoreda, por Vint-i-dos contes.
1.958 Josep maria Espinàs, por Varietés.
1.959 Josep A. Boixaderas, por Perquè no.
1.960 Ramón Foch i Camarasa, por Sala d’espera.
1.961 Estanislau Torres, por La Xera.
1.962 Joedi maluquer, por Pol-len.
1.963 Carles Macià, por la Nostra terra de cada dia.
1.964 Joaquim Carbó, por Solucions provisionals.
1.965 Víctor Mora, por El cafè dels homes tristos.
1.966 Guillem Viladot, por La gent i el vent.
1.967 Terenci Moix, por La torre dels vicis capitals.
1.968 Jaume Vidal Alcover, por Les quatre llunes.
1.969 Robert saladrigas, por Boires.
1.970 Montserrat Roig, por Molta roba i poc sabó.
1.971 Gabriel Janer Manila, por El cementiri de les roses.
1.972 Josep Albanell, por Les parets de l’insomni.
1.973 Jaume cabré, por Atrafegada calor.
1.974 Beatriu Civera, por Vides alienes.
1.975 Xavier Romeu, por La mort en punt.
Lo que demuestra que el franquismo no sólo no prohibió la producción literaria en catalán, sino que además la fomentó. 

FUENTE: VERDADES QUE OFENDEN

 

Enlaces:

 

2 comments

  1. Yo habría puesto el titular en positivo, resaltando el apoyo del franquismo al catalán, porque los papanatas leerán el titular y se lo creerán textualmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s