‘Comando aguarrás’: los jóvenes que limpiaron la casa del juez Llarena (El Mundo)


comando aguarrás

Se hacen llamar CDR-Comando Dalí y emulando a los protagonistas de ‘La Casa de Papel’, dicen que van a hacer misiones por la reconciliación

Su arma más poderosa: un bote de aguarrás, que usan “para borrar el odio”. Ellos nos lo cuentan

Tarde del martes 30 de octubre. Barcelona. En una terraza del barrio de Sant Gervasi se reúnen cinco jóvenes en torno a unas cañas de cerveza. Uno de ellos maneja un Mac y lleva la voz cantante. Se hace llamar el profesor. Ultiman el nacimiento de un nuevo CDR y un calendario de «misiones». No irán armados con piedras, cócteles molotov o botes de pintura para señalar a nadie como hacen losComités de Defensa para la República. Sólo llevarán unos monos de obra, unas caretas de Dalí como los personajes de La Casa de Papel y aguarrás. Porque ellosbuscan la reconciliación y borrar todas esas pintadas de odio que se extienden por Cataluña.

Este miércoles ejecutaron su primera acción en el domicilio del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, en Sant Cugat del Vallés. Aparecieron allí a las 23.30 horas para eliminar todas las pintadas amarillas que en la madrugada hizo Arran, los cachorros de la CUP. Fue la primera misión completada del Comando Dalí Reconciliador.

Las imágenes de estos jóvenes limpiando el sello del radicalismo independentista en el domicilio del valiente magistrado que ha encausado a 18 líderes del procés se colaron en todos los informativos. Salvo en el de TV3. Los chicos rechazaron dar pistas sobre quiénes eran. Sólo afirmaron que «con caretas de un pintor español y catalán estaban limpiando lo que la administración todavía no había hecho». Porque casi un día después de que se produjesen esas pintadas los servicios de limpieza municipales no se habían dignado. Crónica los localiza en Barcelona y a cambio de preservar su identidad nos cuentan su original plan para pacificar Cataluña. Para olvidar rencillas del pasado y tender puentes entre ambos bandos.

Los miembros del comando tenían pensado estrenarse con otra misión, pero el profesor sintió tanta «impotencia» al ver las imágenes del portal de Llarena que decidió adelantar la puesta en escena. Era la segunda vez que pintaban una propiedad del juez. La primera vez ocurrió el 25 de marzo en su vivienda de Das (Gerona). A pesar de que el juez había sido víctima de otros escraches anteriormente, el ministro del Interior Fernando Grande Marlaska tildó el incidente de «puntual». Sin embargo, sí revisará el dispositivo de protección a instancias del Poder Judicial.

El magistrado, que no había dormido en su casa aquella noche, no contaba con vigilancia 24 horas proporcionada por Interior. Tampoco el edificio tenía seguridad privada, como revela su vecina Isabel Sierra, militante del PSC que aboga por «no sacar las cosas del tiesto». «No se ha hecho tanto ruido cuando ha habido pintadas contra concejales del PSC», dice.

La ausencia de seguridad facilitó el trabajo a los radicales, que lo señalaron «como máximo símbolo de la represión al independentismo». El juez y su mujer, también magistrada, cuentan con seguridad dinámica que les protege sólo en sus desplazamientos.

«No es normal que no cuenten con seguridad 24 horas como tiene, por ejemplo, Pablo Iglesias. Los cuerpos de seguridad del Estado deben cuidar la seguridad de todos cuando hay indicios claros de riesgo. Es una vergüenza», comenta Condal, uno de los cinco miembros del comando Dalí .

Condal, Olot, Cadaqués…

Para ocultar sus identidades han decidido parapetarse bajo nombres que aluden a municipios catalanes donde desarrollarán algunas de sus misiones ya planificadas. Este joven de 33 años, Condal, es un publicista en paro. Arán tiene 34 años, es consultor de nuevos negocios e hijo de un importante empresario catalán. Olot(33) es consultor tecnológico. Cadaqués tiene 37 años y es estanquero. Y el profesor, que coordina a todo el grupo y planifica las acciones como el personaje de la serie sin llegar a pisar el terreno, tiene 37 años y es consultor tecnológico.

Hartos de la tensión que se respira en las calles de Cataluña, los cinco decidieron poner su granito de arena para calmar los ánimos de una forma original. «Nos reunimos y coincidimos en que estábamos cansados de que no pudiésemos hablar de política entre amigos en Cataluña, que se hubiesen formado dos bandos enfrentados y que cada vez hubiese más odio y agresiones. Fue entonces cuando se nos ocurrió montar este CDR y emular a los personajes de La Casa de Papel para llamar más la atención y tratar de unir en vez de separar», explica Condal. Cada 15 días desarrollarán una misión que grabarán en vídeo y colgarán en las redes sociales.

No cuentan con financiación. Tampoco la necesitan. En la acción de Llarena se gastaron 50 euros. Menos que el dinero que emplean los CDR en cortar vías de tren o en poner en la diana a ediles constitucionalistas. Ellos tirarán de aguarrás. «Mientras la pintura señala y juzga, el aguarrás sirve para eliminar el odio», dice Condal, que avanza que no sólo se limitarán a borrar rastros de pintura. No descifra cuál va a ser la próxima misión, aunque adelanta que alguna afectará al president Torra y a Puigdemont.

-¿Lo van a traer de vuelta, como reclaman millones de españoles?

-No, eso es imposible. Serán misiones más sencillas y realistas.

Este CDR se ha ofrecido a Arran para borrar las pintadas contra los dirigentes separatistas. «Les hemos dicho que tampoco nos agradan y que si quieren les acompañamos», explica Condal. Ninguno de estos jóvenes está afiliado a ningún partido, aunque son contrarios a la independencia. Eso sí, rechazan llevar la etiqueta de constitucionalistas. «Ése es el problema. Que hay bandos enfrentados, que hay etiquetas y de eso queremos huir. Nosotros somos catalanes pero no queremos banderas», cuenta Condal, que también rechaza la nacionalidad tabarnesa.

«Nos llevamos bien con ellos, son muy buena gente, pero no buscamos sentirnos de un lado o de otro. Al final ellos reaccionan ante una acción. Pero así no se arregla nada. Todos siguen en sus posiciones enfrentadas. Queremos que todos nos podamos comprender, haciendo un acto de humildad y reconociendo los errores. Este ejercicio puede implicar incluso humillación. Queremos que todas las sensibilidades se puedan expresar con libertad», dice Condal.

Él tiene claro que los políticos son «los culpables» de que el odio se haya propagado por Cataluña. «Nunca un ideal como el independentismo ha tenido líderes tan mediocres. Los políticos son los culpables de tanto odio. Han cometido la irresponsabilidad de haber dejado a miles de descontrolados en la calle. Podría haber muertos, que es lo que los independentistas parece que quieren. Hay violencia en Cataluña, diga lo que diga el juez de Alemania», añade Condal.

«A éstos que han hecho lo de Llarena les ampara la Ley y lo volverán a hacer. Estoy seguro que la Policía los tienen identificados y no les pasa nada. En otros países ya estarían encarcelados», explica Condal.

-¿Son partidarios ustedes de una consulta?

-Sí, pero siempre dentro del marco legal. Es decir, votando todos los españoles- contesta Condal.

El joven no descarta la creación de un partido. «Queremos ir a un nicho de mercado que nadie está explotando en Cataluña: el de la reconciliación», dice este miembro de un GDR que espera tener tantos adeptos en Cataluña como la serie que les ha inspirado.

FUENTE: EL MUNDO

 

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s