“Soy Negro” por Javier Barraycoa


“Si hay hombres que se sienten atrapados en cuerpos de mujer, o mujeres atrapados en cuerpo de hombre, por qué razón no podrían existir negros atrapados en cuerpos de blancos. Incluso sospecho que Michael Jackson era un blanco atrapado en un cuerpo de negro”

* * *

58

Soy negro y de ello nadie puede dudar. No soy afroamericano, pues ni provengo de África (creo) ni de Norteamérica (seguro). Ya sé que la corrección política fue obligando a los blancos norteamericanos a autodenominarse “caucásicos” y a los “niggers” (el despectivo de negro) a llamarse primero “persons of colour” y, ahora, “afroamericanos”. Pero por el Bronx entre los hermanos negros siguen llamándose entre ellos “niggers” o “blacks”. ¡Qué le vamos a hacer! No todos los ensayos de ingeniería social funcionan. Tampoco soy subsahariano. Nunca entendí el término. Bajo el Sahara hay de todo, incluso blanquitos rubios como los Afrikáners o Boers, aunque ahora se los van cargando poco a poco en un genocidio silencioso.

Soy negro y nadie puede dudar de ello. Si hay hombres que se sienten atrapados en cuerpos de mujer, o mujeres atrapados en cuerpo de hombres, por qué razón no podrían existir negros atrapados en cuerpos de blancos. Incluso sospecho que Michael Jackson era un blanco atrapado en un cuerpo de negro. Si el único valor absoluto de la debacle cultural occidental consiste en afirmar que todo es relativo y subjetivo, nadie puede negar que soy negro. No querer reconocerlo atenta contra mis “derechos” más íntimos, aunque respetarlos aniquile definitivamente la racionalidad tal y como la entendíamos desde Aristóteles. El mundo actual, tan ecologista, es enemigo de la naturaleza de las cosas, de su determinación previa según su esencia, que ahora es vivida como una opresión de la que uno puede y debe liberarse. Y si uno no puede solo, el Estado le ayudará.

“El mundo actual, tan ecologista, es enemigo de la naturaleza de las cosas, de su determinación previa según su esencia, que ahora es vivida como una opresión de la que uno puede y debe liberarse”

Soy negro y nadie puede dudar de ello. Me he adentrado en estas reflexiones a raíz de mi tema habitual: el independentismo, que me persigue como la sombra que es. No ha poco, discutía calmadamente con un separatista con pinta de Alfredo Landa pero que negaba ser español. SEGUIR LEYENDO ….

One comment

  1. ¡Ay, amigo! qué juego de posibilidades. Una vez tuvo mi hijo un gato al que arrojabas objetos -palos, pelotas de goma, etc.-, y los traía como si fuera un perro, compitiendo así con nuestro perro el único hasta entonces con tales costumbres y sin duda su héroe. Lo llamamos “Gatiperro” (cierto que porque éramos modernos, mi madre lo habría llamado “mono de imitación”). Más tarde el veterinario nos lo estropeo todo, nos dijo que sólo era un gato neurótico. Tristes dejamos de jugar con aquel patético enfermo para no agudizar la confusión entre sus deseos y la realidad.
    Nota bene Jamás cazó ratones, lo supusimos animalista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s