“De cómo la Cía y otros lobbies, orquestaron la partitocracia en la transición (y 3): Comunistas y nacionalistas y el fin de la UCD” por JB


Gonzalez-Santiago-Carrillo-Populares-Pueblo_EDIIMA20170109_0501_5.jpg
El consenso: matar los principios

 

1 – De cómo la Cía y otros lobbies, orquestaron la partitocracia en la transición: el PSOE moderno

2 – De cómo la Cía y otros lobbies, orquestaron la partitocracia en la transición: la UCD, el falso centro-derecha

 

3 – De cómo la Cía y otros lobbies, orquestaron la partitocracia en la transición (y 3): Comunistas y nacionalistas y el fin de la UCD

 

120410675A mediados de 1975, el PSOE ya tenía 1.500 activistas y un pequeño presupuesto que apenas alcanzaba para pagar los salarios de dos liberados, propaganda y las dietas de sus dirigentes. Luego llovieron los millones y el partido se convirtió en un “aparato”. La apuestan nacional e internacional de los grandes poderes por la UCD y el PSOE tenían una clara intención. Ella fue desvelada en la comisión del Congreso encargada de investigar la financiación del PSOE. En ella compareció von Brauchitsch, el representante de Flick. Carrillo le preguntó: “Tengo entendido que el señor Flick fue condenado por el Tribunal de Nuremberg como criminal de guerra nazi. Y creo que usted es hijo del general que fue jefe del estado mayor de Hitler… Entonces, ¿cómo se explica que ustedes financien al PSOE?”. Von Brauchitsch sentenció: “Tratábamos de cerrar el paso al comunismo y el partido mejor situado para hacerlo era el PSOE”.

Ciertamente esta es la historia de fondo: había que impedir que tras la muerte de Franco se produjera una revolución comunista. Pero “tener” un PSOE no era suficiente, había que domesticar también al PCE. Para ello fue encargado un hombre de confianza de Suárez y Don Juan Carlos, que a la postre era sobrino de Franco: Nicolás Franco. Una histórica portada de Cambio 16 sacaba la foto del “sobrinísimo”. En una entrevista del ejemplar, Nicolás se declaraba “demócrata” de toda la vida y, entre otras cosas, afirmaba: “(es) urgente dar voz legal y el voto correspondiente a la izquierda” (Hemos de pensar que esto se publicaba estando Franco aún vivo). Antes de los contactos de Nicolás Franco con Santiago Carrillo, Don Juan Carlos ya había comisionado a su íntimo Manuel Prado y Colón de Carvajal para que viajara a Rumania y se entrevistara con el dictador Ceauscescu.

Un PCE fuerte impediría que el PSOE aglutinara a toda la izquierda. Carrillo, sabiendo que la situación no estaba para grandes pactos, se comprometió a que el PCE no empezaría a moverse hasta la coronación de Don Juan Carlos

Carrillo-y-Felipe-González
Carrillo y Felipe González

La intención es que mediara para entrevistarse con Santiago Carrillo. El intento quedó fallido. Posteriormente saldría mejor con Nicolás Franco. Éste viajó a París en 1974 y se entrevistó con el Secretario General del PCE. Una suculenta comida en el Vert Galan permitió acercar posiciones. A Carrillo se le vendió lo contrario (o lo mismo) que a Felipe González. Un PCE fuerte impediría que el PSOE aglutinara a toda la izquierda. Carrillo, sabiendo que la situación no estaba para grandes pactos, se comprometió a que el PCE no empezaría a moverse hasta la coronación de Don Juan Carlos, y que reconocería la Monarquía a cambio de su legalización. SEGUIR LEYENDO …

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s