“De cómo la Cía y otros lobbies, orquestaron la partitocracia en la transición (2): la UCD, el falso centro-derecha” por JB


 

vote centro.jpg

1 – De cómo la Cía y otros lobbies, orquestaron la partitocracia en la transición: el PSOE moderno

2 – De cómo la Cía y otros lobbies, orquestaron la partitocracia en la transición: la UCD, el falso centro-derecha

1496772777_289924_1497013309_noticia_normalRespecto a la financiación de la UCD el caso no fue mucho más honesto que la del PSOE antes descrita. Torcuato Fernández Miranda ya había pactado con Estados Unidos y Alemania la necesidad de un “partido gubernamental” que diera estabilidad al proceso de transición. Si bien el PSOE era el instrumento para disimular un bipartidismo y un mecanismo de domesticación de la izquierda radical, el poder real debía estar en manos del timonel de la transición. En la formación de la UCD serían indispensables no sólo Don Torcuato sino el propio Don Juan Carlos que serviría para amalgamar a las diferentes corrientes dentro del “búnker” franquista y el conservadurismo sociológicamente franquista dispuesto a dar el paso, pero conservando parte del poder. Empezaron a sucederse reuniones para que el aparato financiero español asumiera y financiara el proyecto del primer partido democrático de España: En casa de Ignacio Torta se reunían financieros como Pablo Garnica, Emilio Botín, Jaime Carvajal,  Carlos March, etcétera.

Pero los dineros que sirvieron para montar la UCD provenía de otros lugares más recónditos, como los fondos reservados del Estado. Así, en parte, lo reconocía el general y ex director general de la Guardia Civil José Antonio Sáenz de Santamaría en el juicio de los fondos reservados. Según afirmaba, durante la etapa de Gobierno de UCD, se utilizaron fondos reservados para pagar actos electorales de este partido en Vascongadas. La UCD, en manos de financiadores ajenos, debía mantener el pacto de la moderación y no expresar actitudes radicales (como podría hacer la AP de Fraga).

Torcuato Fernández Miranda ya había pactado con Estados Unidos y Alemania la necesidad de un “partido gubernamental” que diera estabilidad al proceso de transición.

DchaS1aXcAMXMsBDon Juan Carlos utilizó todos sus contactos en los países árabes, especialmente Arabia Saudita, para recaudar fondos par la UCD. Al Sha de Persia le llegaba el 22 de junio de 1977 una carta de Don Juan Carlos pidiéndole 10 millones de dólares para financiar la UCD. Igualmente se recurrió a la monarquía saudí (enfrentada atávicamente al Baas iraquí). La cual aportó unos 100 millones de dólares en préstamos sin intereses. Así sí que podían fundar unos partidos y condenaban a la inmensa mayoría de pequeñas formaciones ir a la derrota segura en las primeras elecciones. SEGUIR LEYENDO …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s