“Xammar” por Javier Barraycoa


1ba4b8c13f30d66f3a8d3f6a4d70d259
“Escamot” del Estat Català, posando

¡Qué alegría! Desde tiempos de Pujol que no teníamos un presidente que ha leído algo, aunque sólo sea para intoxicar su alma. De Pujol sabemos que se había empapado de Prat de la Riba, algunas cosillas del catalanismo clerical y que había mamado de la ubre omnisciente del montserratismo catalanista. Ello se notaba en muchas conferencias, discursos y reflexiones con las que dictaba su autoridad patriarcal sobre el catalanismo. A parte de tener un ojo puesto en el 3%, era consciente que el otro ojo lo tenía que dirigir a un relato de la historia del catalanismo del que él debía ser protagonistas de los últimos capítulos.

Luego llegó Maragall, que tenía una cierta cultureta propia de un miembro de una familia barcelonesa de apellido ilustre. Su abuelo nunca le hubiera perdonado que en algún discurso institucional no lo hubiera citado. La cultura catalanista de Pascual Maragall era como el valor en la mili: “se le supone”. De Montilla, salvo sus lecturas revolucionarias de joven maoísta, de las cuales no debió entender nada, no creemos que distinga Ventura Gassol de Pau Gassol.

SEGUIR LEYENDO ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s