“Radical” por Javier Barraycoa


un-roble-para-cada-jardin-01-e1446491798295

Soy radical, lo confieso. Y no me arrepiento. Soy radical en el sentido más genuino de la palabra, esto es, el de su raíz latina radix-icis: raíz. Soy radical en la media que intento salvaguardar mis raíces y aspirar que se extiendan y permitan dar fruto al árbol más o menos afortunado que soy. Las primeras acepciones de la Real Academia, al adjetivo radical le atribuyen la significación de fundamental o esencia; o también completo o total. Limitándonos a estas acepciones, el radical es el que tiene una cosmovisión completa de la realidad arraigada y coherente. Algunos de los etimólogos decimonónicos, que nos acostumbran a ciertos saltos imaginativos, apuntan que ralea vino de raíz o radical. Esta expresión, por desgracia en desuso en las democracias igualitaristas y uniformizantes, reclama que todos tenemos una ralea o lugar distintivo o condición particular en la sociedad. Los que somos radicales –los que poseemos raíces- no somos masa sino seres humanos con identidad y dignidad propia e irreemplazable.

Soy radical en la media que intento salvaguardar mis raíces y aspirar que se extiendan y permitan dar fruto al árbol más o menos afortunado que soy. 

Los que carecen de ralea, en castellano antiguo, eran los “raros” o “ralos”. Por esas cosas de la vida y de las revoluciones modernas, ahora los raros somos los radicales, cuando antes éramos las gentes normales y de bien. SEGUIR LEYENDO …

One comment

  1. Sí. Así es. Acompañadme un instante, pues, compañeros…

    Ya que la palabra latina “radix” comparte a su vez la misma raíz indoeuropea que el griego “ῥίζα” (raiz), que también puede traducirse y entenderse como “todo aquello de lo cual surge o brota algo como si desde una raíz se tratara”.

    A lo cual habremos de decir que ser radical es la única forma viable y posible de ser. O bien, aquello que no es radicalmente no ostenta un ser sino una entidad brumosa, inconsistente y floja, un ser ficticio, quizá hasta cínico.

    http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.04.0057%3Aalphabetic+letter%3D*r%3Aentry+group%3D8%3Aentry%3Dr%28i%2Fza

    Más aún. De ahí por ejemplo proviene la palabra griega “ῥίζωμα” (“rizoma”, como por ejemplo lo es el jengibre). Que en dendrología hace referencia a un tallo subterráneo de cuyas yemas brotan raíces, todo lo cual se extiende indefinidamente. Y es que esta topografía del rizoma es la propia de la expresión y extensión del ser, del hombre, entre la cultura y desde ella y hacia ella, de las colectividades cuando estas se hacen verdaderamente a sí mismas.

    http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.04.0057%3Aentry%3Dr(i%2Fzwma

    Hablando pues de Tabarnia. Como es bien sabido esto de la radicalidad, en este sentido de rizoma, ha sido señalado por Deleuze y Guatari y sus principios del modelo rizomático. Y desde luego que tendría una relación muy estrecha con el modelo fundacional ideal para el caso de Tabarnia y el conocido “coherentismo” y “antifundacionalismo”, en el cual a mi entender coincidirían muy afortunadamente.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Rizoma_(filosof%C3%ADa)

    Si el archipiélago llamado Utopía`por Tomás Moro era eso, ou-topos (sin lugar), a Tabarnia por el contrario lo que le sobra es precisamente lugar y tiempo, convocatoria coherente y oportunidad (necesaria).

    Escuchen esto, por ejemplo (del coherentismo): “Lo que distingue al coherentismo de otras teorías de la justificación es que el conjunto es el principal portador de la justificación”.

    ¿No es acaso esto lo que declaramos los tabarneses y nuestro presidente en el exilio a los cuatro vientos, lo que reivindicamos, más aún, aquello que nos brinda, radicalmente, tanta y tanta autenticidad, pertinencia y necesidad integradas a esta realidad presente y actual que nos viene dada, nos impulsa y nos refuerza comprometidamente? Tras esto, la ignorancia “desarraigada” o falsaria y cínica (fingida) de los tractorianos secesionistas, izquierdosos, derechosos irresolutos, podemitas resentidos y demás “ralea” inconsistente, pretenden interrogarnos, incluso con sarcasmo (sic), acerca de nuestra fundamentación, como si fuéramos flojos o temiéramos a tales preguntas (quizá porque para tales respuestas, en lo suyo, ellos siempre mienten). Como si por ventura -para ellos- careciéramos de sobrada capacidad para sabernos proclamados por la pura necesidad, establecidos no por nuestro imperativo personalista sino por el encaje y la coherencia directa de la realidad misma. No por nuestro fuero antojadizo, oportunista y caprichoso, tal como ellos rehacen con lo suyo de un modo perpetuamente enredador y lioso, sino porque el todo conjuntivo nos emplaza inexorablemente, radicalmente, como a la topografía cultural y colectiva del rizoma.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Coherentismo

    Así es, Sr. Barraycoa. Cualquier ser con mediana estatura, incluso el enano (quizá como yo mismo) que pisa firme, sabría, sabe hasta la hartura, que únicamente la radicalidad comporta presencia, raíces fundadoras que influyen en el contexto porque a su vez por el contexto se dejan y se hallan influidas.

    ¡Tabarneses! Así es, ¡somos radicales! Porque podemos y sabemos, nos sobra bagaje. Pero no en el sentido fanático y fachoso, es decir “extremista”, tan propio de los ciudadanos acomplejados, extraviados y vacíos (por ejemplo del secesionismo), sino en el sentido de todo aquello que captura y posee su don, su carisma, su apoyatura y su trono, su esencialidad, su semblante. La señorea, la ensalza y lo que es más relevante, la comporta próvidamente para la época, las venideras épocas y para todos los demás.

    Cuidaos pues de todo aquello que censura la radicalidad y no la aprehende, ya que en su fuero oculto guarece reconcomio y envidias, ya que sólo lo flojo ansía ver flojera por doquier, dado que envidia y teme mucho a lo firme y afianzado. Pues el demagogo se establece gracias a que reina entre la flojera, al igual que la mediocridad y la sombra intermedia, la manipulación social, el fanatismo y el resentimiento. El fascismo no es radicalidad sino extremismo o radicalidad recompuesta y fingida, es decir, se trata de una proclama inconsistente y sofista diseñada fingiendo la voz y la forma de grandes hallazgos y fuertes seguridades. (Como por ejemplo el repulsivo victimismo fascista del catalanismo secesionista, idéntico en ello al germano evocando lastimeramente el Tratado de Versalles).

    Por tanto tened muy en cuenta que no nos debemos disminuir ni dejar llevar a engaño. Ya que la belleza es radical y así golpea el alma. El amor es radical. Lo es la esperanza inamovible, lo es el honor y el valor, lo es la magnanimidad y la compasión, lo es la fidelidad, del compañero y de la madre, del camarada, el hermano, el padre. Radical es el Sol repartiendo su radical luz, y radical es el pasaje de todo lo que asciende vertiginosamente con su paso firme y constante, lo es la cima y el asombroso destello en la desbordante noche, radical, de las estrellas.

    ¿Y lo divino? ¡Lo divino, compañeros, es la más radical presencia y opulencia!

    Sólo el falsario va de melifluo y hace propagandas en contra de lo auténtico y carismático, de lo que comporta don, comporta ser y lo proclama, ya no tanto con nuestro discurso sino con nuestra radical vida diaria: LA EJEMPLARIDAD. Ejemplaridad del compromiso, ejemplaridad de la implicación y la consecución. Sólo lo arrastradizo hace fortalezas de lo mediocre y de lo debilitado. Porque todo lo oscuro quisiera que todo fuera ciego, y todo lo paralizado detesta lo virtuosamente sagaz y veloz.

    ¡Visca Tabarnia Lliure! ¡A miña Galicia natal, abondo medrada pola súa pertenza hispanista e pertenza a España! ¡Y la radicalidad frondosa de esta hispanidad que se dió y se da, radicalmente, no para la mercadería ni para el materialismo financiero o positivista, sino para el espíritu del ser de los pueblos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s