“Apellidos”, por Javier Barraycoa


 

placa-major-de-vic

Hay cuestiones que parecen banales preguntárselas, incluso frívolas en los tiempos que vivimos. Pero son tremendamente significativas para quien desee atenderlas. Por ejemplo. Dónde apareció por primera vez en lengua romance el término Espanya abandonando poco a poco el Hispania latino; o dónde surgió el gentilicio Espanyol o incluso el primer antropónimo o apellido “Espanyol”. Y la respuesta siempre es la misma, se asienta en la actual Cataluña, según se desprende de los estudios de Julio Valdeón Baruque, aunque el término espanyol tiene sus raíces en la vieja provincia hispano-goda de la Narbona actualmente francesa que en sus tiempos fue parte de la Hispania goda.  El sufijo –ol, como en palabras espanyol, es típicamente provenzal y proviene de el diminutivo latino hispaniolus.

No es que uno sepa de estas cosas, pero así lo recoge Francisco Ortíz Lozano, en una voluminosa e imprescindible obra titulada España vieja Patria. De esta obra aprendí que casi un siglo antes de que apareciera la palabra “catalán”, tenemos documentada en el siglo X una Masía en la villa de Taradell -cerca de Vich- que se llamaba Mas Espanya. De esa masía surgió una dinastía que durante varias generaciones ostentó el antropónimo (apellido) espanyol. Los expertos han podido ir recopilando como este apellido fue surgiendo, o extendiéndose más tardíamente, por el resto de la actual España. Toda una sorpresa que -más que presumiblemente- este apellido se gestara en la plana de Vich que tantas glorias dio a España y ahora tantas tristezas. De la plana de Vich surgieron insignes apellidos que forjaron la historia de España: Don Miguel de Avilés que arrebató en 1782, Menorca y Mahón en manos de los ingleses, para la corona de España, Jaime Balmes; San Antonio María Claret; obispos mártires como Struch, asesinado por la masonería en el siglo XIX o Torras i Bages, el Patriarca espiritual de Cataluña. La lista sería interminable. Y pocos de ellos podían imaginar que Vich, la llamada” ciudad de los santos”, hoy sería mitad morería, mitad separatista.

Toda una sorpresa que el apellido “español” se gestara en la plana de Vich que tantas glorias dio a España y ahora tantas tristezas.

Las decadencias sociales se materializan en los linajes familiares, y no sólo en las transformaciones ideológicas. Hay apellidos insignes en Cataluña, que bastarían para explicar y justificar que el nacionalismo no representa el despertar de una nación, sino la lenta agonía de una comunidad histórica vaciada de identidad y sujetada en el vacío. SEGUIR LEYENDO …

One comment

  1. Menuda gentuza esta clase de dos: M. Giménez y el periodista boicoteado,Pere Fontanals, son pura basura y el Gobierno de España, inyectando dinero a TV3 y la secta de comunistas de doña Esperanza Aguirre, que tenía una intuición que nació sin ella, porque se rodeó de Ladrones y ella no ha cometido delito alguno. El culpable de que esté de alcaldesa en Madrid es el inútil de Pedrito el Sánchez que ha roto el Psoe, pero el Carmona, profesor de Universidad, debió entregar su carnet del Psoe, como hizo don José Luis Corcuera y no seguir obedeciendo órdenes de un mentecato, pero la dignidad es patrimonio de pocos españoles, quieren poder, protagonismo,sentirse en la tribu de políticos Ladrones en su mayoría y falsificadores de títulos universitarios o de bachillerato o de FP. No pocos de los políticos tienen rasgos de psicopatía y de egolatría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s