Reportaje: Así se están cargando la Grada Canito (O cómo el nacionalismo quiere acabar con los “pericos”)


canito

Reportaje de La contra Deportiva.

Cuando en el entorno de un club de fútbol se habla más de los despachos o la grada que de lo que acontece dentro del verde, generalmente es mal asunto. En el caso que hoy nos ocupa, que nos viene ocupando y preocupando toda la semana, es efectivamente mala noticia que esté en boca de todos. Es ya consabido por el socio que el pasado domingo más de la mitad de La Grada Canito se quedó sin poder acceder al estadio por negarse a firmar un documento ignominioso y ofensivo para cualquier persona que se precie de no ser un delincuente común.

Publicamos en esta casa antes que nadie que esto iba a suceder si alguien no ponía remedio y por desgracia sucedió. También lo contamos. Es la ventaja que nos da ser un medio hecho por pericos y para pericos.

Sea como fuere, la pregunta que se harán la mayoría de ustedes es la siguiente: ¿Cómo se ha llegado a esta situación tan límite y lamentable para el Espanyol y su mundo social? Pues como la mayoría de cosas en la vida no tienen un único culpable, hay varios y variopintos.

Como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes. Al inicio de la presente temporada y después del estrepitoso fracaso de un engendro de grada de animación a la que llamaban“La 1900” y que ha pasado a la historia como “La breve” y una vez ya había dimitido la PJE de compartir localidades con “La Curva”. Club y líderes de “La Curva” deciden iniciar un nuevo proyecto bajo el nombre de “Grada Canito” y para ello además cuentan con la colaboración del joven abogado perico Arnau Baqué, puesto que tiene buena relación con la mayoría de jóvenes del sector, entre otras cosas porque a algunos de ellos los ha defendido jurídicamente de los terribles burofax a discreción de expulsión que recibieron en nombre del Espanyol y dicho sea de paso, redactados por el despacho del vicepresidente Rousaud, obviamente facturando al club por los “servicios prestados”.

Parecía que todas las partes empezaban de cero, pero alguna cosa chirriaba en el ambiente. La Grada Canito se presenta una mañana en la ciudad deportiva Dani Jarque por parte de Arnau Baqué como portavoz y nombrado “presidente institucional”, pero no lo acompaña ninguna cara conocida del club. Únicamente asiste como espectadora la empleada Carmen Gerez, que se había convertido ya en la única interlocutora oficial del club con los jóvenes y hasta hoy. Ni ejecutivos de primera línea del área social, ni mucho menos consejeros. Un feo detalle que señalaba en algún modo que La Grada Canito sí muy bien, pero que nadie del club se iba a mojar para nada por ellos.

Recuerden que cuando se presentó La Curva Jove hace 15 años en Montjuic, lo hizo Robert Hernando, el consejero joven de la época y hoy director de esta casa, acompañado por el máximo directivo del área social Javier Saenz (dep) y con la presencia de más de 30 jóvenes, representantes de todos los grupos embrollados en el proyecto. La implicación del club entonces, no solo fue total, sino que además siempre llevó la iniciativa a base de mucho diálogo y poniendo todas las partes el beneficio del Espanyol por encima de todo. Y que nadie piense que la grada del Espanyol en aquel momento era Disneyland, ni nada que se le pareciere. Diríamos incluso irónicamente que La Grada Canito son hoy una Tuna en comparación con los animosos jóvenes que poblaron en su día las gradas de Sarrià o el olímpico.

Y así, empezó el proyecto de La Grada Canito. Los jóvenes cumplen con nota alta, animan, se dejan la voz, levantan el estadio y desempeñan el cometido de una grada de animación de forma encomiable pese  los continuos palos en la rueda del departamento de seguridad (acceso carcelario, no tarima, no bombos, pancartas ignífugas, etc…). Pero más o menos todo transcurría dentro la normalidad. Si es que se puede considerar “normal” entrar a una grada como si entraras en Alcalá Meco…

El documento

Durante la creación del proyecto, y a pocos días de dar inicio La Liga, a los portavoces del colectivo se les presenta un documento elaborado por los Mossos d’Esquadra y entregado al jefe de seguridad del Espanyol Àlvar Mallafé para que lo firmen todos y cada uno de los integrantes del sector, cierto que se presenta en el mes de septiembre. El documento incluía una serie de normas cívicas para formar parte del sector y más o menos se llega a consensuar con los representantes de La Grada Canito, empezando por Arnau Baqué.Algunos integrantes lo firman y otros no, porque no lo consideran oportuno, y así da inicio el campeonato.

El documento en cuestión, y esto es importante, estaba avalado por Xavier Orriols el máximo responsable del operativo policial en el Espanyol por parte de la Policía autonómica catalana y que no se ha pedido firmar a los miembros de ninguna otra grada de animación en Cataluña. Ni a la del FC Barcelona, ni a la del Girona CF, ni tampoco por ejemplo a los miembros de Penya Juvenil que también se supone que son un grupo de animación en el RCDE Stadium.

Van pasando las jornadas y siguen aumentando las firmas hasta que en noviembre alguien se percata de que en el contrato de adhesión aparece un punto que no estaba en el documento inicialmente consensuado. Que es el que hace referencia a la cesión de los datos privados a los Cuerpos y Seguridad del Estado para que puedan investigar la vida personal de los miembros de la zona como se les antoje. Como es lógico y normal los portavoces de la grada muestran su malestar por la inclusión de este nuevo punto y piden que se retire o de lo contrario aconsejarían que no se firme.

Es en ese momento cuando el responsable de los Mossos d’Esquadra XavierOrriols comienza a reclamar de forma insistente al Espanyol que todos los miembros firmen el “contrato” de forma obligada y así lo va requiriendo por correo en distintas ocasiones y de forma muy insistente tanto a Mallafré, como al entonces consejero delegado Ramón Robert, para que fuercen a los miembros de la grada a firmar el documento o les prohíban la entrada al estadio de inmediato.

Así las cosas, el Espanyol coloca unos empleados de seguridad durante varias jornadas en los accesos y uno a uno les hacen saber a los jóvenes que si no firman el famoso documento no podrán acceder a su localidad en breve. Algunos firman y otros no. Pasada la Navidad llega la campaña del club en la que por poco dinero los nuevos abonados podrán ver toda la segunda vuelta, con grandes partidos todavía por disputar, más barato todavía si eres junior y La Grada Canito aumenta en unas 150 personas, pasando de 850 integrantes a los 1.000.

Los nuevos que entran a mitad de temporada, obviamente menos arraigados a la grada y a su día a día que los más leales de siempre, todos firman el documento ya con la cláusula de cesión de datos. Mallafré lo tenía fácil con ellos o firmas o no te dejamos hacerte socio por un precio de ganga en aquel sector del estadio y así va saciando la sed de firmas que tenía Orriols. 

De este modo, había ya un buen número personas que ocupan el sector que habían rubricado, pero también otro gran número que conocía la historia desde el inicio y que no pensaba firmar bajo ningún concepto con la nueva cláusula de cesión de datos y carta blanca para ser investigado. Y así siguen pasando las jornadas hasta que Orriols exige por e-mail a Mallafré que ponga ya una fecha límite y se la haga saber.

Llegados a este punto la pregunta es la siguiente: ¿Por qué los responsables de los Mossos incluyen este nuevo punto en el contrato y tienen tanta prisa en que lo firmen los jóvenes pericos en noviembre?

Pues algunas fuentes consultadas lo tienen claro y lo relacionan con la siguiente noticia que publicaron varios medios de comunicación y de la que nos hicimos eco aquí. El 26 de octubre de 2017, pocos días después de la consulta del 1-O la Policía Nacional impide que los Mossos d’Esquadra quemen unos documentos en la incineradora del Besòs. Entre los papeles que salva de la quema en el último momento la policía, hay distintos que podrían dejar mal parados a los mandos de los Mossos, según han explicado algunos medios generalistas. Investigaciones a políticos, abogados, periodistas y, ojo, también se encuentran informes relativos a operativos y aficionados del Espanyol. ¿Habrían entonces estado los Mossos d’Esquadra investigando y siguiendo a aficionados pericos de forma indebida? ¿Es este el motivo por el que se incluye deprisa y corriendo un nuevo punto en el documento de adhesión a la grada que ofrece el consentimiento a los cuerpos de seguridad para ser investigado? Juzguen ustedes mismos.

¿Por qué tanta persecución?

De entrada habría que entender el motivo por el que algunos mandos de los Mossos d’Esquadra y concretamente el Sr. Orriols parecen tener fobia y animadversión hacía La Curva o La Grada Canito, llámenlo como quieran. Varias fuentes del club lo tienen claro. Habría que remontarse al 29 de marzo de 2014. Se juega en Cornellà un derbi Espanyol-Barcelona que acaba con unas cargas más que desproporcionadas de los Mossos d’Esquadra en la zona de La Curva, ya con Orriols como responsable del operativo. Aquello se salda con varios denunciados que todavía hoy están pendientes de juicio y con la imagen de Orriols bastante tocada. De hecho según explican fuentes de la entidad blanquiazul el entonces presidente Joan Collet hizo un intento político para que relevaran a Orriols como responsable de los Mossos d’Esquadra en el RCDE Stadium. Pero como casi todo a Collet la jugada no le sale bien, y sus superiores ratifican a Orriols en una reunión en las oficinas del Espanyol.

Aquello irrita terriblemente a Orriols, pero no es lo que más. Lo que verdaderamente molesta y mucho al responsable de la policía catalana es que en la Junta General de Accionistas del Espanyol varios accionistas de base de la zona nombran su nombre y lo señalan como el responsable del tremendo desaguisado de aquel famoso derbi. Algo que además reconoce de cierta forma en aquella JGA el propio presidente de la época, Joan Collet.

Desde entonces todo son exigencias y agravios hacia los jóvenes pericos, más si los  comparamos “odiosamente” con otras gradas de animación. Se lleva la ley hasta el extremo y se aplican todo tipo de incomodidades para poder acceder a la zona. Control biométrico, prohibición expresa de traspasar el carnet a nadie en caso de no asistencia, ni siquiera con previo aviso y el famoso contrato abusivo que ustedes ya conocen. Por no hablar de los humillantes y desproporcionados cacheos en los servicios del sector a dedo por parte de los Mossos d’Esquadra durante los partidos siguientes al incidente del derbi.

¿Quiénes son los culpables de haber llegado a esta situación límite?

Pues juzguen ustedes mismos con la información que tienen pero a esta casa se le antoja que son varios. Desde luego los integrantes de la grada y sus portavoces no. Por un lado está la persecución y la actuación desproporcionada de los Mossos d’Esquadra para con la grada de animación del Espanyol. Por otro el jefe de seguridad del Espanyol, que no ha mostrado la más mínima empatía por las víctimas del explicado acorralamiento sistemático y se ha convertido en un mero correvedile cómplice de la situación al servicio de losMossos. Caber recordar que Mallafré también es un miembro del cuerpo, aunque en excedencia.  Nunca sabremos si su mala actuación ha sido por inoperante o simplemente por su condición de culé.

Sin olvidar, ni dejar de lado, el nulo papel del consejo de administración del Espanyol que ha mirado siempre hacia otra parte y ha dejado que se pudriera la situación hasta el día de hoy. Si en verdad hubiese alguien ahí dentro con autoridad suficiente al que le importara realmente la salud social del club, jamás se debería haber llegado a esta penosa situación. Pero por desgracia, algunos miran a otro lado por no buscarse problemas y otros miran simplemente por sus intereses lucrativos particulares. Hacer caja y ‘Qui dia passa, any empeny’.

Y ojo, cometen un grave error los que piensen que este tema no va con ellos. La deriva social a la que está abocado el club es muy preocupante y al final todos pagaremos muy caro por ello. Todos los que amamos al RCD Espanyol. Otros cogerán su dinero y saldrán corriendo hacia sus aposentos, dejando mal que nos pese, un triste erial de tierra quemada que ya veremos si podrá recuperarse de tan tamaña sacudida.

One comment

  1. Yo estoy en contra del club de Fútbol del Barcelona,porque sus jugadores están a favor del independentismo o una parte de ellos. Estoy con El Español.De niño jugué mucho al fútbol y no lo hacía mal,pero hoy día me aburre y no entiendo que Messi y Ronaldo cobren tanto. Meter goles no se puede equipar a grandes profesores, los que hacen grande a una Pais, para mí no son los futbolistas,sino investigadores,médicos, profesores,…y nunca he tenido tribu pero contestaba a mis alumnos que me preguntaban: “Yo soy del club de Fútbol de Tenerife en primer lugar y en segundo del Real Madrid” ,que para mí representaba a La España unida.Pero cuando veo que se citan los ultras de los equipos de Fútbol para pegarse, “ no me ‘ quepe ‘ en la cabeza”, como decía un tío mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s