“Patriotismo constitucional: Deconstrucción de la conciencia nacional”, por Carlos Fuster


nZih5Tbm

El proceso separatista  catalán, con su punto álgido en el referéndum ilegal del  1 de octubre de 2017, provocó una reacción patriótica inesperada no solo en Cataluña, traducida en movilizaciones  populares en defensa de la Cataluña Hispánica y la unidad de España.

Una reacción  inesperada además, por las décadas en las que el mismo  régimen del  78 y su clase política, llenos de complejos y de una concepción ajena y beligerante contra todo planteamiento identitario – asociándolo erróneamente con el separatismo – han utilizado el denominado patriotismo constitucional como la respuesta del denominado “bloque constitucionalista” frente  al secesionismo.

Ciertamente el  régimen del  78 se encuentra  ante un fenómeno que se le puede  ir de las manos, por lo que empezó – a través de los partidos constitucionalistas (PP. Ciudadanos y PSOE) y movimientos cívicos afines a éstos-  la canalización de la reacción patriótica hacia un constitucionalismo, responsable por acción u omisión de la actual problemática territorial con los separatismos que no se circunscribe solo a Cataluña o País Vasco.

Y es que, la influencia alemana en el régimen del  78, no solo viene aplicada a la Ley fundamental de Bonn de 1949 o al asumir como propia la idea del “Estado social y democrático de derecho”, los partidos que se llevan turnando en el poder durante la Segunda Restauración, han asumido en sus idearios el concepto de patriotismo constitucional.

En el caso del PSOE era previsible por la matriz izquierdista y socialdemócrata de este concepto, pero en el caso del PP, fue asumido en una ponencia aprobada en su congreso nacional de Enero de 2002, evidenciando una vez más los complejos de la derecha española.

El constitucionalismo, entonces, tiene como base ideológica al patriotismo constitucional, un concepto surgido del “Institut für Socialforschung” (Instituto de Investigación Social), también conocido como Escuela de Frankfurt, en cual se agrupaban seguidores de Marx, Hegel y Freud.

El más conocido de sus teóricos, Jürgen Habermas, en su obra “Identidades nacionales y postnacionales” define al patriotismo constitucional de la siguiente manera:

“En este caso las identificaciones con las formas de vida y tradiciones propias quedan recubiertas por un patriotismo que se ha vuelto más abstracto, que no se refiere ya al todo concreto de una nación, sino a procedimientos y a principios abstractos.” (…) “En el proceso público de la tradición se decide acerca de cuáles de nuestras tradiciones queremos proseguir y cuáles no.”

Si  nos  atenemos a las palabras de Habermas,  podemos comprender que la consecuencia de la  crisis de la conciencia nacional en España, se debe precisamente a un proceso de deconstrucción de ésta que el mismo Régimen del  78 ha ido realizando, como continuación de todos aquellos que desde el siglo XVIII impusieron la extranjerización y  el rechazo a nuestra identidad cultural e histórica, considerada como algo arcaico y oscurantista que debía ser sustituido por unos valores ilustrados que como aportación negativa, traían la ruptura del individuo con “su circunstancia”, esto es, tradición, identidad, cultura, Historia o etnia; para ser sustituido por un individuo desarraigado que pueda ser manejable por intereses ajenos a la nación de la que forma parte.

Y es que para que exista una conciencia nacional, ésta solo tiene sentido con la fidelidad a nuestras señas de identidad y asumiendo un relato histórico nacional que va desde la Roma Imperial hasta nuestros días, pasando por la reafirmación de España con la Reconquista. Un patriotismo identitario, popular y soberanista que no suponga la adhesión a regímenes concretos, sino que éstos sirvan a los intereses de España y los españoles por encima de todo.

Carlos Fuster

3 comments

  1. Nótese el papel de los “intelectuales” y los “filosofos” en esta ruina que ha asolado la humanidad.

    Han sustituido al sacerdote que, inspirado en la Biblia (y sobre todo en el humanismo del evangelio), en la vivencia personal y observación de la realidad, por los que solo obtienen sabiduría recitando libros en latín y considerandose por ello superiores a los demás…(los deplorables de la época, osea, nosotros)

    …se han dedicado a destruir todo lo que tocan y a arrasar la vida humana.

    Y no aprendemos: les seguimos dando una autoridad sagrada que aceptamos sin pensar, aunque se empeñen en decirnos que la noche es día.

    Tanto más cuanto hoy, que competimos con las demás naciones y necesitamos resultados reales, se empeñan en hacernos creer que la tierra es plana y que si Jesús era una fabula y la multiplicación de los panes y los peces una metáfora, sus doctrinas económicas que han hundido Grecia son oro de ley (la multiplicación laica de los panes y los peces)

    Por cierto, que entre esta morralla de “intelectuales” que no aciertan se encuentran: Voltaire, Rousseau, Marx, Lenin….la “creme de la creme” del genocidio de la humanidad.

  2. Es decir: siguiendo con la ideología masónica de rechazar como valores nacionales lo que en la historia ha formado este pueblo (reconquista frente al islam y religión católica), inventan otra cosa distinta que nadie sabe si va a funcionar o no, pero que no es católica ni tiene una base étnica o incluso histórica:

    es lo que los “ilustrados” de pacotilla, como Felipe Gonzalez, Alfonso Guerra y otras luminarias enriquecidas a nuestra costa dicen que somos o que tenemos que ser.

    (no meto aquí a Zapatero, porque si bien es un patán y una pacotilla, no es un “ilustrado” ni por equivocación)

    Lo que ha pasado tenía que pasar; y no es otra cosa que, a nivel nacional, lo que ha pasado en Europa estos 2 últimos siglos

    (tendencia que empezó con los “ilustrados” del Renacimiento -los humanistas- que rompieron Europa con la “Reforma protestante” y sus guerras “de religión”):

    Alguien, muy inteligente y con poco sentido común se dedica a desmontar lo que hay para crear otra cosa a su gusto y que como es normal no funciona.

    Porque esta es la verdad que nos dice la Historia:

    Absolutamente nada de lo que ha ideado el hombre desde la Revolución francesa hasta ahora no ha funcionado y solo ha creado guerras, destrucción, genocidio, hambrunas, regímenes totalitarios, gulags…

    Pues para este viaje, no necesitábamos estas alforjas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s