¡TREMENDO TESTIMONIO! Una mosso d’Esquadra: “He deseado tener cáncer para no tener que volver”


espalda_mossos_d_esquadra

Inma es catalana, tiene 48 años y lleva 21 en los Mossos d’Esquadra. Llegó a la Escuela de Policía de Cataluña en 1996, después de licenciarse en derecho en Zaragoza y de intentar lograr una plaza en el cuerpo jurídico militar.

Su vida era normal hasta que comenzó este 2017. Trabajaba, cuidaba de su hijo, “vivía feliz”. Nada particular hasta que en enero empezó la pesadilla. “Era día 6 y el Diario de Gerona publicó una noticia en la que decían que se investigaba si una mosso estaba detrás de una cuenta en la que se insultaba a Carles Puigdemont” … “Cual fue mi sorpresa que veo mi perfil de Facebook con la fotografía de mi hijo, que es menor, sin pixelar ni nada”.

Inma aclara a este medio que era su cuenta, pero no sus frases. “El 20 de noviembre se vino a vivir a mi casa mi madre, porque estaba muy grave y seguía un tratamiento para la hepatitis C”, comenta. “A pesar de su edad, controla bastante bien el ordenador. Ahora mismo constituye una parte muy importante de su vida. Comenta noticias y como no tenía su Apple, porque lo estaban reparando, no dudó en coger el mío”. Desde el perfil de Inma, su madre escribió en referencia al presidente de la Generalitat: “Muérete de hambre, desgraciado de mierda y capullo”. “Su perfil personal es todo antisecesionista”, subraya Inma, pero escribe con su nombre y apellido. Y tiene una característica, lo hace siempre en mayúsculas”.

Coche-de-patrulla-de-agentes-separatistas-de-la-organización-excluyente-Mossos-Por-la-Independencia-del-cuerpo-de-policía-autonómico-de-Cataluña-Mossos.jpgPocos días después, el 13 de enero, “vinieron a mi casa y me dijeron: Denos la placa, la pistola y no vuelva a entrar en una comisaría”, comenta a este periódico la protagonista de esta historia. Inma destaca que “Asuntos internos aquí es una división castigadora”. A partir de ahí la actuación fue de “acoso y derribo”. “Venían a mi casa todas las semanas vestidos de uniforme, notificación a mi madre, vecinos preguntándose qué habría hecho… Yo pensé que esto nunca me podría pasar. Hay veces todavía que despierto y creo que ha sido fruto de un mal sueño”.

Mientras se investigaba lo ocurrido, como medidas cautelares, lasuspendieron de empleo y sueldo dos meses”, después se la trasladó a 140 kilómetros, a pesar de que alegó tener un hijo menor y una madre con una minusvalía. “Mi caso les valió para dar un toque de atención a todos aquellos mossos que se pronunciasen demasiado alto contra el ‘procés’”, recalca Inma. “Soy un poco la cabeza de turco de una situación tensa que había en los Mossos d’Esquadra”.

manifestación-mossos-per-la-independenciaSon muchos los que quieren dejar el cuerpo. Ella también: “Ahora mismo estamos vendidos. Nos llaman contínuamente “fachas”, “traidores”, nos dicen que hay que “purgar a los mossos unionistas”, o que “A trabajar a Perpignán””.. “A mi un inspector en mi comisaría me llegó a llamar colona inadaptada y desagradecida con Cataluña”, confiesa. “Yo soy catalana, de padres de fuera, pero catalana y a mí nadie me ha regalado nada”. 

Inma asegura que todos los altos mandos del cuerpo son independentistas. “Hasta hace muy poco muchos tenían colgada su estelada. Ahora la han quitado. Tienen miedo de qué va a pasar. Están viendo qué camisa se tienen que colocar, la amarilla o la roja. La gente tiene familias, hipotecas, … así que se pondrán del color que toque”. Exige al Gobierno, que durante muchos años “ha hecho la vista gorda”, una solución y una pasarela para que los mossos se puedan ir al Cuerpo Nacional de Policía o a la Guardia Civil.

Inma se enfrenta a una infracción grave. Le piden siete meses de suspensión de empleo y sueldo.

Los problemas, además, no han dejado de crecer. El pasado mes de junio, en un momento en el que “ya no podía más y había tenido que pedir que se llevasen un poco a mis hijos para poder llorar”, coincidió con su moto en un semáforo con una patrulla de los Mossos. “Dije “Viva España”, hacia mí pero lo dije, así que bajaron la ventanilla y me hicieron repetirlo”. Le comunicaron que le iban a hacer identificarse. “Me pregunté si decir “Viva España” era ya delito y quise saber el porqué de la identificación”.

Inma acabó contándoles que también era mosso y “viendo mi DNI me reconocieron como la que había insultado a Puigdemont”. “Fue una situación horrible”, recuerda. Los agentes han redactado una nota informativa en la que además de apuntar que “no estoy bien”, sostienen que ella se identificó como la autora de los insultos al president. “Estoy metida en un berenjenal, no sé qué he hecho, qué ha pasado con mi vida. Hay gente que me ha dejado de hablar”, lamenta.

moss.jpgInma lleva todo este tiempo de baja, “tomando antidepresivos”. Ha perdido más de diez kilos y ahora, además, le han detectado unos bultos en el pecho. Pese a lo terrible de la noticia, confiesa: “He deseado tener cáncer de mama para no tener que volver. Me va ser imposible. No sé cómo lo voy a hacer, pero no voy a regresar. “Ha sido tanto el daño”, subraya. “Han filtrado mi identidad, mi expediente, han dicho dónde trabajaba, qué categoría tenía … Hay foros en los que han pedido mi dirección, mi cara, mi fotografía”. Ha recibido “mil insultos como “zorra o hija de puta”, pero lo más triste ha sido “ver cómo tu propio cuerpo filtra todas las informaciones a la prensa”.

A finales del pasado mes de septiembre su abogado le informó de que su expediente había caducado y de que volvían a abrirlo porque disponen de dos años para hacerlo. “Durante seis meses pueden estar abriéndolo y cerrándolo como quieran”, cuenta Inma, lo que me impide a mí acudir a los tribunales”. Inma trata de reponerse y bromea soñando con una vida en Málaga bailando sevillanas.

4 comentarios

  1. Cuando una sociedad se pudre hsta el tuétano, se hace o se convierte en una sociedad nacionalista: la profundidad de la pudrición no deja escapar a ninguna estructura política, social o administrativa. Hay catedráticas de Universidad que en Cataluña están soportando tratos tan vejatorios como los descritos, aunque de forma más “refinada”, y hay administrativas que deben soportar a unas jefas, hijas de puta nacionalistas, que las están acosando todo el día, mientras que rectores y otros mandamases forman comités de ética…Cataluña tiene un cáncer terminal: aquí los más rabiosos nacionalistas son los tipos rufián… gallegos, andaluces, murcianos o de jaén, todos renegados de sí mismos, ignorantes sin límites, que hablan de los “españoles” con un odio y un rencor explicables sólo desde la infnita maldad y estupidez humana. Yo no le echo la culpa al nacionalismo: el nacionalismo es la excusa perfecta para estos mal nacidos/as. Cuánto nos estáis haciendo sufriri, hijos de puta. Pero, ojo por ojo y diente por diente..que a todos llega su San Martín..

    Martín Zancajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s