Companys: el mito de los descontrolados y sus intereses mezquinos


LISTADO COMPLETO DE LOS MÁS DE 8.000 CATALANES ASESINADOS DURANTE EL MANDATO DE COMPANYS (1936-39)

 

ana1.jpg

 

Agustín Guillamón es de los anarquistas revisionistas  que se ha atrevido a poner en duda la tesis de la irresponsabilidad de Companys en los miles de asesinatos cometido bajo el gobierno de Companys durante la Guerra Civil: “El Comité Central de Milicias Antifascistas (CCMA) no fue nunca un órgano de poder obrero. No existió nunca una situación de doble poder. En todo caso se dio una duplicidad de poderes entre el CCMA y algunas consejerías de la Generalidad, y sobre todo un trabajo complementario de ambos contra los comités revolucionarios” (p. 68). Esta visión, es novedosa en el contexto historiográfico actual.

Frente a los que interpretan que el Comité de Milicias tenía el control de la situación y se repartían el poder con Companys, hay que verlo desde otra perspectiva más atrevida. El Comité de Milicias, que en principio era la institucionalización de un enlace entre los comités locales y patrullas de control con la Generalitat, acabó cumpliendo funciones de Gobierno paralelo o incluso duplicado con el de la Generalitat. Nunca se cumplió la propuesta de Manuel Escorza del Val, del día 21, de “utilizar” la Generalitat y luego deshacerse de ella. Más bien ocurrió exactamente lo contrario. La Generalitat supo aprovecharse del CCMA para luego desecharlo.

El Comité de Milicias, alejado cada vez más de los Comités de Barrio atrincherados en sus barricadas, se fue transformando poco a poco en una forma de gobierno y en instrumento de la administración que los anarquistas tanto odiaban. Para colmo, en septiembre de 1936, Companys, y las circunstancias, les llevó a disolver el Comité e integrarse en el Gobierno de la Generalitat. Ello escandalizó más a las bases libertarias que se sentían traicionados. Federica Montseny, siempre hábil con las palabras, propuso que para no llamarle “gobierno” (que sonaba a burgués) se le llamara “Consejo”. Daba igual. Los dirigentes anarquistas que tanto decían odiar el poder establecido se iban integrando en la estructura del poder pequeño-burgués que representaba la Generalitat. De hecho, muchos de los líderes anarquistas que promovieron la tesis colaboracionista llegaron a ser, desde consellers de la Generalitat hasta Ministros de la República. Companys estaba ganando la batalla.

Guillamón realiza un juicio duro contra uno de los líderes anarquistas en Cataluña: “Juan García Oliver fue un líder anarcosindicalista que, desde su presidencia efectiva del CCMA, ahogó la revolución de los comités, cuando esos comités desbordaron con sus iniciativas revolucionarias a la organización confederal. Sin embargo, el colaboracionismo de la CNT no consistió únicamente en la entrada de algunos de sus líderes en el gobierno, sino que fue el conjunto de la organización quien se implicó en los diferentes niveles de los aparatos del Estado”. Para Guillamón, y muchas bases anarquistas y para el propio Durruti que se mantenía en silencio, todo esto era una mera traición.

En definitiva, la nueva estructura de poder tras el 19 de julio, externamente era un caos descontrolado. Pero podríamos utilizar una expresión más precisa, era una forma de poder formalmente caótica que se autogestionaba con sus lógicas propias. Se establecieron muchos niveles de poder. Todos ellos eran capaces de coordinarse, obedecer jerarquías o liderazgos naturales, pero también de desacatar, oponerse y caer en las más absurdas descoordinaciones. En definitiva, la revolución era caótica y descontrolada, pero esa es la esencia del primer paso de la revolución. Con otras palabras, el caos era parte de la lógica revolucionaria. Sin embargo, ciertamente, el ideal anarquista quedó en eso, en ideal, pues la esencia del anarquismo es que no exista poder organizado y sin poder organizado no se puede transformar nada. Y ese era el bucle del que no podían salir los anarquistas. Por eso los estalinistas les acabaron ganando la batalla pues ellos sí que creían en la “dictadura del proletariado”.



Categorías:HISTÒRIA I RELATS, MITES NACIONALISTES / MITOLÓGICAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: