Por fin sonó el Himno de España. Dicen que a los socialistas, que se habían sumado a título “personal” (¿?) les ha entrado un cólico al ver tantas banderas y escuchar el himno.