Así casi lloraba cabreadísimo un catalán indignado de cómo le están arruinando y encima tiene que pagar la policía autonómica con sus impuestos. Ocurrió ante la comisaría de los Mossos de les Corts.