Así gestiona Cataluña sus impuestos: un ‘infierno’ de tributos y el mayor castigo a las rentas bajas


278194_434504996572515_418004947_oCataluña es una de las comunidades autónomas que más castiga fiscalmente a sus ciudadanos. A su importante número de impuestos propios se suma la alta presión del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el duro Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.

 ¿Cuántos impuestos propios tiene Cataluña?

13, según los cálculos de la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF). Es la cifra más alta de todo España, y algunos de ellos son el impuesto sobre las viviendas vacías, el que grava las estancias en establecimientos turísticos o el canon sobre la incineración de residuos municipales.

¿Es también la que más presiona mediante el IRPF?
A las rentas bajas, sí. Los cálculos elaborados por el Consejo General de Economistas evidencian que Cataluña es la que más presiona a los contribuyentes que cobran menos de 30.000 euros al año. Así, un trabajador que ingrese 16.000 euros deberá abonar 1.611 euros en concepto de IRPF, cifra sensiblemente superior a los 1.434 euros de la Comunidad de Madrid. En caso de que la renta anual sea de 20.000 euros, un contribuyente catalán deberá abonar 2.510 euros por los 2.303 euros de otro que resida en la región de la capital de España. Y si los ingresos llegan a los 30.000 euros, el pago por este impuesto en la comunidad catalana alcanzará los 5.102 euros mientras que en Madrid la cifra se quedaría en 4.829 euros.
¿Y a las rentas más altas?
Aquí, Extremadura y la Comunidad Valenciana toman el testigo de Cataluña y son las que más gravan a las rentas medias y altas. Sin embargo, la comunidad catalana se mantiene en un nivel medio de presión y, en ningún caso, iguala a Madrid que es la que menos exige en todos los niveles de ingresos.
¿Hay algún aspecto más en el que Cataluña sobresalga?
Sí, en el Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Las simulaciones realizadas por el Consejo General de Economistas muestran que en la transmisión de un inmueble los ciudadanos de Cataluña deben abonar un 10% del valor del mismo. Es, junto a la Comunidad Valenciana y Galicia, el dato más alto de España. El más bajo, de nuevo, es el de la Comunidad de Madrid, que exige el abono de un 6% del valor.
¿Está en algún aspecto entre las CCAA que menos castiga?
En el Impuesto de Sucesiones. Un soltero de 30 años que resida en Cataluña y que herede de su padre bienes por valor de 800.000 euros deberá abonar 9.796 euros en impuestos, cifra que está entre las cinco más bajas de todo el país.
ImpMapa-660
EL MUNDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s