Los separatistas empezaron hace tres días una campaña de cacerolada nocturna. Las cazuelas debían de ser de los chinos pues anoche ya no funcionaban muy bien. En una población catalana, que por seguridad no señalamos, un vecino se arrancó por soleares y acalló a los dos separatistas que le estaban dando a la perola.