c1.jpg

Ya no se puede disimular el  aumento de los abusos sexuales, agresiones y demás delitos protagonizados por los refugiados que llegaron principalmente en 2015, cuando Angela Merkel, sin tener el visto bueno de los ciudadanos germanos, decidió permitir la entrada de un millón de refugiados sin control alguno.

Es por ello por lo que el partido Alternativa para Alemania (AfD), posicionado claramente en la vertiente antirefugiados y antiinmigración ilegal, tiene muchas opciones de convertirse en la tercera fuerza política de Alemania, con el 11 por ciento de los votos.

Ya se acercan las elecciones alemanas y por primera vez la campaña mostrará carteles insólitos relacionados con temas tan polémicos como los atentados islamistas o la cuestión de los burkinis.

c2.jpg

 

c3.jpg