Mohamed-Hafid-696x392.jpg

Mohamed Hafid era el líder de una célula terrorista melillense de seis miembros desarticulada el pasado miércoles. Hasta hace tres años era un militante acérrimo del Partido Popular, ahora es un terrorista que ensayaba decapitaciones. Hafid tenía una vida cómoda: mujer, hijo, trabajo, forofo del Real Madrid y militante activo del PP melillense. Eso hasta hace tres años.

Con 36 años comenzó su ‘radicalización exprés’. Se trasladó a Marruecos y desde allí operaba una red de jóvenes terroristas bajo las órdenes de Daesh cuya prioridad era cometer un atentado lo antes posible. El pasado miércoles, en uno de sus trayectos, fue detenido por la Dirección General de Seguridad de Marruecos, dependiente del Ministerio de Interior y bajo el mando del General de División Hamidou Lâanigri.