estatua-colon-kxGD--620x349@abc.jpg

Estatua de Colón retirada en Los Ángeles

El ayuntamiento de los Ángeles ha decidido que el Día de Colón, Columbus Day, pase a llamarse Día de los Pueblos Indígenas. No es la primera ciudad americana que -cautiva de la corrección política- dedica el 12 de octubre a la memoria de los indios. La decisión ha costado más de dos años de batalla política en el consistorio californiano y muchos más de controversia moral e intelectual relativa a la memoria histórica.

Los “correccionistas” argumentan que: «Las atrocidades cometidas por Colón y sus hombres no son nada que se deba celebrar»; argumentos copiaditos de los usados aquí en Europa. La única oposición rotunda a la medida la protagonizó el concejal Joe Buscaino, representante de la comunidad italoamericana en la ciudad. Su propuesta consistía en bautizar el Día de Colón como Día de la Herencia de los Inmigrantes. Este tampoco tiene muchas luces que digamos.

El Día de Colón es fiesta federal en todo el país desde 1937. A partir de ahora, conservará su estatus de fiesta federal pero ya no para conmemorar la llegada de Colón al continente si no «la memoria de los pueblos indígenas, aborígenes y nativos». Pues que se pongan a investigar y comparen las misiones franciscanas de California, con las masacres anglosajonas.