De traca: unos catalanes como Dios manda, hacen, lo que ni el gobierno ni la justicia son capaces de hacer. Ocurrió en Balsarenys (Barcelona).