¿España-Cataluña?: las lecciones de la historia ante el hundimiento del Imperio Austro-húngaro.


Imagen1.jpg

En 1918, se hundió el imperio Austro-húngaro. Durante 50 años Austria había creído que  haciendo todo tipo de concesiones a los nacionalistas húngaros podría alcanzar la estabilidad pero el resultado final solo fue el hundimiento de uno de los estados más antiguos de Europa, heredero del antiguo Sacro Imperio Romano Germánico. Mucha gente en España solo ha oído hablar d el imperio Austro-húngaro por las antiguas y amables películas de Sissi (incluso en ellas se insinúa la gravedad del problema húngaro). Pero tal vez se puedan aprender importantes lecciones de la historia del periodo final de este imperio.

francisco-jose-2.jpg
Emperador Francisco José

Las diferencias históricas de aquellos países con España son muchas, cierto, pero en el periodo final de aquel imperio 1867-1918 podemos encontrar sorprendentes e inquietantes parecidos con la España de nuestros días. Hungría, invadida por los Turcos en el siglo XVI, se había unido al entonces Sacro Imperio para salvar al menos una parte del reino. Más  tarde, Hungría fue reconquistada a los turcos por los austriacos pero aun así la convivencia entre austriacos y húngaros en el seno del Imperio fue siempre difícil.

Se produjeron importantes rebeliones de los húngaros  que los Habsburgo solucionaron tanto por la fuerza como mediante acuerdos con la clase aristocrática húngara, muy influyente en el país. Como dijo un historiador “después de cada pelea había una reconciliación pero el matrimonio entre Austria y Hungría nunca fue tranquilo”. En el siglo XIX, el que ya se llamaba imperio Austríaco era una de las principales potencias de Europa pero en 1848 se produjo una gran revolución en el Imperio (como en otras partes de Europa). En el Imperio lo que empezó siendo una sublevación liberal se convirtió en una rebelión nacionalista húngara muy grave que Viena solo pudo solucionar con ayuda de la  Rusia zarista.

soldados00
Soldados del imerio

En los años siguientes se produjo un cambio trascendental. En 1867 los magnates de la pequeña aristocracia húngara ofrecieron un pacto a Viena. Hungría debía convertirse en un estado en el seno del Imperio con una autonomía casi total. A cambio no habría más rebeliones y Hungría colaboraría estrechamente con Austria. Los Habsburgo aceptaron. Hungría se convirtió en un estado con su propio gobierno, su propia policía, parlamento. Ya no estaría sometida a las leyes austriacas. El imperio austriaco se convirtió en Austro-húngaro. Solo el emperador, el ejército (donde se crearon unidades húngaras) y la política exterior serian comunes.

Austria creyó haber resuelto para siempre el problema húngaro…Pero en los años siguientes el gobierno húngaro siguió presionando a Viena hasta obtener nuevas concesiones arancelarias y económicas con amenazas veladas de independencia en caso de no obtener sus exigencias. Viena siempre acabó cediendo. En realidad, la mayoría de los húngaros no querían la independencia y preferían una amplia autonomía dentro de Austria pero (y esto fue decisivo) el gobierno austriaco no se atrevió a promulgar una ley de sufragio universal en Hungría que podría haber acabado con el poder del gobierno nacionalista húngaro y además haber obtenido el apoyo para la dinastía de pueblos bajo el dominio húngaro como los croatas o los eslovacos.

budapest.jpg

Tras la II GM, Hungría, sola, cayó bajo la URSS

Viena cometió el trágico error de preferir pactar con el gobierno nacionalista y corrupto de Budapest dominado por la pequeña aristocracia que decía hablar en nombre de Hungría, simbolizada por un poderoso personaje, el conde Tisza, primer ministro húngaro. El Imperio de los Habsburgo participó en la IG Mundial como aliado de Alemania. Solo había una exigencia húngara que Viena había negado. La petición de que las unidades militares húngaras se separaran de las austriacas y tuvieran su propio mando. Los generales austriacos advirtieron al emperador de que si accedía el resultado sería catastrófico. Pero ante las amenazas de independencia del gobierno húngaro finalmente accedió a ello en octubre de 1918 a pesar de que la situación militar era crítica en el frente alpino italiano.

Previamente el débil emperador Carlos que reinaba desde 1916 no se había atrevido a ocupar militarmente Hungría como le habían pedido algunos consejeros y militares. El resultado de la separación militar fue la catástrofe. La mitad del ejército imperial, compuesto por soldados húngaros desertó en masa. Hungría proclamó su independencia y el imperio y la dinastía se vinieron abajo para siempre.

Por supuesto, este artículo es muy resumido, siendo un tema denso y también hubo otros factores importantes como la fuerza del nacionalismo checo en un complejo imperio que si que era multinacional. Pero el factor clave fue que la política de continuas concesiones a la clase gobernante nacionalista húngara lejos de estabilizar el Imperio sólo consiguió debilitarlo y acabar provocando su caída y la de la dinastía.

Ya entonces fue una evidencia que una política de continuas concesiones al nacionalismo no solo no lo apacigua sino que lo convierte en un problema de casi imposible solución.

Rafael Maria Molina. Historiador.

2 comentarios

  1. ¿Por qué la minoría noble magiar forzaba la autonomía?
    Porque quería gobernar ella sola en su interés.

    ¿Eran demócratas?
    No. Eran oligarcas con intereses económicos muy determinados contrarios a los de la mayoría magiar.

    Al final, la autonomía acaba en independencia (se es cada vez más autonomía que se es totalmente autónomo)

    Viendo los resultados a tiempo pasado (nacionalismos excluyentes y enfrentados, 2 Guerra mundial y represión nazi, ocupación soviética y 2 represiones comunistas, ahora mismo con el sionista Soros, producto del nazismo, desestabilizando el país…para al final acabar en la Unión Europea como una simple comunidad autónoma…(sin la independencia que “arranco” a los Habsburgos…), yo no se si ha valido la pena el viaje y la molestia.

    Además me da la impresión de que los actuales partidarios de esta casa imperial de Habsburgo están precisamente en Hungria…

    Si, parece que tenemos mucho que aprender de los húngaros.

    En vez de ponerse cada uno a prosperar y sacar ventajas de la realidad del imperio, se han peleado entre sí y han arruinado todo. Solo porque unos pocos ambiciosos buscan el poder a toda costa; peto luego, cuando lo tienen, como aquí, no saben gestionar el país y lo arruinan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s