Las películas de transformes son malísimas. Eso de que unos conches sean robost escondidos que se transforman en cualquier cosa, nunca me lo creía … hasta que vi un coche convertirse de separatista en españolista. He vuelto a creer en Hollywood.