hezbollah-770x384.jpg

Nada más lejos de mi intención que escribir “en caliente”. Todo lo que voy a exponer en este artículo no responde, en absoluto, a una respuesta visceral, sino que son una serie de reflexiones sobre ideas largamente incubadas.

La primera, y más evidente, es que el atentado terrorista islámico en la Rambla de Barcelona es un baño de realidad para la política catalana. Mientras aquí estamos inmersos en la burbuja del “proces” y en debates de patio de colegio, en el resto del mundo la vida sigue, y la realidad nos golpea de pronto, y pone sobre la mesa problemas reales: globalización, terrorismo islámico, guerra de civilizaciones….

La segunda reflexión nos enfrenta a un problema real: la islamización de Europa. Durante décadas, las políticas suicidas pro-inmigración de las elites políticas europeas han ido creando un caldo de cultivo adecuado para el surgimiento del terrorismo islamista. El neoliberalismo quiere importar mano de obra barata para crear “dumping” social y rebajar las condiciones de trabajo de los locales, y al mismo tiempo homogenizar el mundo, pues las tradiciones locales, la diversidad cultural y las naciones son obstáculos para el consumo generalizado. La izquierda bobalicona les hace el juego con su “multiculturalidad” y sus “refugiados wellcome”.

La consecuencia es la acumulación de una población desarraigada y frustrada en los arrabales de las grandes ciudades europeas. Hijos y nietos de inmigrantes, sin identidad, que no son de aquí ni de allí, y que son presa fácil de los propagandistas de este Islam globalizado que representa el Estado Islámico.

La tercera reflexión es de índole geopolítico: la política criminal del duo Obama-Clinton ha sembrado en caos en muchos países musulmanes, ha destruido regímenes que controlaban al fundamentalismo, como el Gadafi o de Sadam, y ha iniciado una guerra salvaje en Siria, donde para derribar a Assad a alimentado y financiado a los supuestos “rebeldes”, que no eran otra cosa que el Estado Islámico.

No nos equivoquemos:

LA ISLAMIZACIÓN DE EUROPA ES UN PROBLEMA GRAVE

PERO LA GLOBALIZACION

Y EL MUNDIALISMO SON EL PROBLEMA

José Alsina Calvés