LA MANYANA 8-9-11.jpg

Hoy es el Día Mundial del Perro y pese a ser el animal doméstico por excelencia, los musulmanes consideran al perro un animal impuro.

La tradición jurídica islámica asegura que el perro es un animal indigno, impuro, que debe ser exterminado y pese a que no todos los musulmanes aplican dicha tradición, en España se conocen casos relacionados con la muerte de perros a manos de musulmanes.

En Lérida, donde existe una gran comunidad musulmana, se produjeron al menos la muerte de 15 perros por envenenamiento en 2013 (en los barrios de La Bordeta y Cappont), en un caso que fue estudiado por el Servicio de Protección de la Naturaleza.

También se registraron amenazas de musulmanes hacia los propietarios de los perros, metiéndoles miedo e incluso impidiéndoles sacar a pasear a sus mascotas.

Entre las exigencias de los musulmanes españoles la más descabellada es que que los perros sean prohibidos en todas las zonas frecuentadas por inmigrantes musulmanes al “violar su libertad religiosa” y “su derecho a vivir de acuerdo con los principios islámicos”. La cuestión es tal que hasta la asociación Derecho animal, le dedica un reportaje.

dead-dogs