Consultavenezuelaenbarcelona

Los opositores venezolanos aseguran que tomarán acciones legales contra la actitud del Ayuntamiento de Barcelona que les obligó ayer domingo a organizar la consulta sobre el proceso constituyente de su país en plena calle por falta del permiso municipal.

La organización venezolana ha asegurado que había presentado los documentos pertinentes para “alquilar” la sala principal de un Centro Cívico y habían abonado casi 1.000 euros para disponer de ella durante toda la jornada del domingo. Aunque luego se les impidió el acceso.

Los responsables han señalado que nadie les había informado de que tenían que solicitar un permiso municipal, por lo que se limitaron a comunicárselo al centro cívico, a la Guardia Urbana y a los Mossos d’Esquadra. Finalmente, a pesar de estas complicaciones iniciales, la consulta se celebró en el exterior del centro municipal, donde se improvisaron mesas electorales.