Veremos si el “prucés” sobrevive a esta carnicería política. De momento los moderados han quedado apartados. Junqueras, el silencioso, ha demostrado su estrategia y Puigdemont ya ha enloquecido.

govern1.jpg