coixet1.jpg

La cineasta Isabel Coixet asegura que los contrarios al referéndum soberanista previsto para el 1 de octubre “nos hemos visto arrastrados por una corriente de opinión que no compartimos, transmitida machaconamente por los medios de comunicación y, si me apuran, desde la escuela, y no hemos sabido manifestar a tiempo lo que sentíamos y pensábamos”. “Somos rehenes de lo que la politóloga Elisabet Noelle-Neumann llamó la teoría de la espiral del silencio”, asevera Coixet en un artículo publicado en ‘Crónica Global’.

La directora de cine explica que si no se pronunciaron antes “es porque nunca creímos que este debate fuera a llegar muy lejos y confiamos en que unos pactos razonables se llevarían a cabo aunque fuera a trancas y barrancas”. “Pero nos hemos quedado atrapados entre los desafíos soberanistas encaminados indefectiblemente buscar el martirologio y la sordera del Gobierno central”. La cineasta lamenta que “por miedo a que nos llamaran fascistas o españolistas, unionistas o ‘peperos’ hemos terminado de comparsas de un espectáculo lamentable y peligroso”.