uno.jpg

 

El paseo de San Juan  lleva el nombre del antiguo paseo que bordeaba la explanada de la Ciudadela antes de que se construyera, a finales del siglo XIX, lo que hoy en día conocemos como el Ensanche. Empezado en el año 1795 y acabado en 1802, bordeaba la explanada de la Ciudadela, y que desapareció al ser derribada la fortaleza.

Es uno de los paseos más agradables de Barcelona que muestra de una ciudad apacible y llena de encanto, en la que nos sorprenden preciosos edificios modernistas, estatuas, fuentes, antiguos comercios y agradables jardines.

tres.jpg

Palacio Macaya

El paseo de Sant Joan está situado en la Derecha del Ensanche. Empieza en la Travessera de Gràcia y baja hasta topar con el imponente Arco de Triunfo y el parque de la Ciudadela. A pesar de no ser tan conocido como el paseo de Gràcia, el de Sant Joan guarda sus propios encantos y algunos de los edificios modernistas más escondidos, como la Casa Macaya, del arquitecto Puig i Cadafalch.

Esglesia-de-les-Saleses

Iglesia del antiguo convento de las Salesas

Otro de los edificios que destaca es la iglesia y convento de las Salesas proyectado por Joan Martorell i Montells, siendo considerada su obra más importante. Fue un lugar de terribles profanaciones durante la Guerra Civil española.

Ha tenido diversos nombres a lo largo de su historia: General Mola (en el tramo entre la Diagonal y travesera de Gracia), García Hernández (Diagonal-Gracia), República (Diagonal-Gracia), Sant Joan -antes de 1900- (Ronda de San Pedro-Diagonal), Los Garrofers (Diagonal-Gracia) y T. del Malecon (Diagonal-Travesera de Gracia).