Nosotros no quemamos banderas. Las dignificamos. El separatismo ha querido robarnos la cuatribarrada empastando una “boñiga” en forma de triángulo y estrella blanca. Esta mancha es un símbolo de la miseria a la que nos quieren arrastrar a la miseria que representa la “cubana”.

De momento hemos liberado centenares, por no decir miles, de cuatribarradas que los niños pueden coger como representación de esperanza de futuro.