uno.jpg

 

dos.jpgLa vieja granja de Martí Codolar es un antigua torre barcelonesa que alberga un precioso palacio clásico y unos bellísimos jardines y fuentes. La finca hoy es propiedad de los salesianos y se utiliza como casa de retiros. Es uno de los lugares más apacibles de Barcelona, por su delicioso aspecto decadente y por la curiosa historia que custodian sus muros.

cuatro.jpgLa historia de la granja vieja se inicia en torno a la antigua torre Jussana. El año 1722 la granja pertenecía al monasterio de San Jerónimo situado en el Valle Hebron. A finales del siglo XVIII pasó a manos de la familia Milán. El año 1828 la adquirió Isidre Inglada y Marqués, que llevó la finca a su esplendor y la transformó en un lugar aristocrático.

tresEl 1852 hereda la finca Joaquim Martí i Codolar, que agranda la extensión de la propiedad. Tras su muerte, su mujer e hijo construyen pabellones y jardines y crean el primer zoo de Barcelona llenando los jardines de animales exóticos, entre los que estaba el elefante el abuelo. Todos estos animales constituyeron en 1892 el inicio del Parque Zoológico de Barcelona.

Poco antes en 1886 se produjo la conocida visita de San Juan Bosco a la granja, el cuál hizo una buena amistad con el señor Martí-Codolar, que acabó cediendo el recinto a la congregación salesiana en 1949.