Una civilización que se suicida: Roma se llena de carteles blasfemos (imágenes sensibles)


Las marquesinas de las paradas de autobús de la ciudad eterna amanecieron el pasado sábado 1 de julio con diferentes imágenes blasfemas de Jesús y la Virgen María.

Los todavía desconocidos autores de esta deleznable campaña colocaron en las pantallas publicitarias de la empresa romana de transportes ATAC -Azienda per la mobilità-, las despreciables imágenes que les mostramos a continuación.

En la primera de ellas, se puede ver a la Virgen Inmaculada Concepción sujetando a un bebé, que sería Jesús, al mismo tiempo que coloca su mano derecha sobre el muslo de otra mujer. La imagen da a entender que la Virgen se siente atraída por las mujeres y que, por ello, ha acudido a la Fecundación in Vitro para tener a su hijo.

La segunda imagen con la que desgraciadamente se toparon los romanos la mañana del sábado muestra a Jesús junto a un niño y las palabras “Ecce Homo erectus”. La abominable imagen habla por sí sola.

 

Cuando una civilización escupe sobre sus raíces se condena a su extinción. Ya puede camuflarse con algarabías carnavalescas como la del pasado domingo en Madrid. Pero el que no huela el hedor la muerte de una sociedad, es que se ha quedado sin olfato.

Un comentario

  1. Si, pero todos esto no pasa porque sí.

    Hay un plan orquestado para destruir la civilización cristiana.

    Como quienes lo han planeado tienen dinero e influencia pero no número, lo que hacen es promover todos los grupos y organizaciones contrarias al cristianismo y a los valores cristianos, como las organizaciones laicistas, las homosexuales, la persecución contra la “pederastia” en el clero, la promoción de la pornografía, especialmente de la homosexual y la pederasta, los partidos de izquierda (crea una ideología que da sentido al partido impidiendo de paso que se apliquen medidas económicas de izquierda, que pueden arruinar la económica y desde luego atentar contra el bolsillo de la izquierda caviar)

    …y naturalmente, llenando el país de colonos musulmanes, a los que se les paga para que sus mujeres no trabajen y tengan hijos; fomentando el aborto en la población europea y cristiana…

    No estoy revelando nada, porque es evidente para todos.

    Lo que da que pensar y para mal es cómo estas decisiones están apoyadas, no ya por políticos, lo que es normal dada su bajeza, su egoísmo y su falta de patriotismo, sino por buena parte de la población.

    Lo cual dice a las claras que la democracia es una estafa; y que solo vale para legitimar las decisiones que nos imponen los grupos de presión, ya sea la masonería, el sionismo o los capitalistas salvajes.

    Todos: los católicos, los protestantes, los sionistas, los ateos, los comunistas, los anarquistas, los socialistas y los masones, dan por sentado la civilización cristiana, sin darse cuenta que es la que ha dado los mayores niveles de prosperidad, humanidad y progreso en el mundo.

    El problema es que ven las “deficiencias” y las diferencias, pero sin compararlas con otras civilizaciones que hay o ha habido en el mundo.

    No solo la china, la japonesa, la india, la musulmana… sino también las desaparecidas (sí, incluso la grecorromana, que tantos oponen a la cristiana como superior; ocultando lo malo y lo feo para hacer de ella una especie de disneylandia de los intelectuales humanistas primero y de los ilustrados después)

    Estamos destejiendo muy alegremente lo que ha costado 2000 años construir.

    Cabe preguntarse entonces cuales son los estudios y la experiencia de los que ayudan a los que han decidido nuestra suerte; y si saben las consecuencias de sus actos.

    (digo “de los que ayudan”, porque es legítimo que nuestros enemigos intenten destruirnos, pero es de gilipoyas que los que van a sufrir estas políticas les ayuden a cambio de nada)

    Insisto en conocimientos y experiencia, porque toda esta gentuza que está destruyendo esta civilización y nuestro modo de vida no sabe ganarse la vida:

    o tienen trabajos no cualificados, o viven del Presupuesto, o viven de la política (las organizaciones GAY, por ejemplo, no viven de las cuotas de sus miembros, que no tienen bastantes, sino de las subvenciones que salen de nuestros impuestos, a cambio de apoyar ciertas políticas; ya sea el proceso independentista, ya la persecución del cristianismo)

    Basta darles coba insistiendo en lo “progresistas” que son, para sugerirles un curso de acción so pena de perder la subvención.

    Esto no es democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s