El “neotribalismo” que representa el nacionalismo posmoderno se ha especializado en recrear imaginariamente un conjunto de criterios de definición de un sujeto político y estimular artificialmente un sentimiento interno. Ciertamente, el nacionalismo catalán, desde el romanticismo, lleva un siglo “construyendo” una identidad artificial que obliga a violentar la historia o realimentar mitologías.