coop.jpg

El Ayuntamiento de Barcelona, gobernado por Ada Colau y el PSC, financia un proyecto impulsado por la cooperativa en la que trabaja el ex líder y ex diputado de la CUP, David Fernàndez, quien también fue fichado por la alcaldesa de Barcelona como asesor del área de transparencia tras ganar las elecciones.

El pasado 29 de diciembre de 2016, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó un convenio con COOP57 con la finalidad de «crear un fondo para facilitar el acceso a la financiación de proyectos de economía social y solidaria en Barcelona». A través de ese convenio, el Consistorio concede una subvención de 190.000 euros a la cooperativa en la que Fernàndez está empleado desde 2006.

La subvención, descubierta por Ciutadans, fue otorgada por el Ayuntamiento mediante una «concesión directa», es decir, a dedo, tal y como consta en el «informe justificativo» de la aportación a COOP57, al que EL MUNDO ha tenido acceso.

Este diario también ha accedido al informe del interventor del Ayuntamiento de Barcelona, en el que, tras analizar el expediente del convenio, cuestiona la fórmula utilizada por el gobierno barcelonés para adjudicar la subvención. El interventor señala que «habría que justificar con más precisión los motivos de interés público, social, económico o humanitario que dificultan la convocatoria pública de la subvención», esto es, las razones por la que fue adjudicada a dedo.