El bastión de la Cataluña que no quiere ceder ante la vacuidad del imperialismo nacionalista, vuelve a salir a la calle. No hay vuelta atrás. Esta Cataluña no dará jamás un paso atrás, ni al lado siquiera, y no eludirá sus responsabilidades ante el bien común de Cataluña y de España. Tampoco esta Cataluña se arredrará antes ataques a sus principios y a sus creencias. Los nacionalistas están acostumbrados a medir sus fuerzas por la cantidad. Nosotros medimos nuestra fuerza por la calidad y la determinación y en eso nadie nos va a ganar. Cataluña no será la tumba de España, Cataluña será el germen del renacimiento de una nueva España.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.